EL AÑO PASADO SE RETIRARON 719 HUEVOS Y 303 NIDOS DURANTE LA CAMPAÑA DE CONTROL DE GAVIOTAS EN CASTRO

24 MAYO 2018 /

El Ayuntamiento de Castro ha puesto en marcha, un año más, la campaña de control de gaviotas en la zona urbana. La consultoría santanderina BHS Consultores Ambientales es la encargada de llevar a cabo esta campaña, sobre la que ha dado todos los detalles en Castro Punto Radio uno de los socios de la empresa, Ángel Herrero.

El método de control, tal y como ha explicado, “se basa en la retirada de nidos con huevos. Un trabajo sobre el que “llevamos una estricta estadística”. En base a ella, Herrero ha podido aportar datos de evolución en el número de ejemplares desde que BHS realizó su primera campaña en Castro en 2011 hasta ahora. “Cuando empezamos, nos encontramos con que el censo era de 307 parejas nidificando en Castro”. Una cifra elevada si se tienen cuenta que, “en Santander, por ejemplo, el número máximo ha sido de 315 y es una ciudad más grande”.

Durante los primeros tres años de trabajo en Castro, “la población de estas aves se mantuvo en ese nivel y, a partir de 2014, bajó a 240 parejas”. Desde entonces, “hemos conseguido llegar a las 190 el año pasado. Se ha logrado un descenso sostenido del 10% anual y esperamos que este año siga esa tónica y se reduzca hasta las 160-170 parejas”, cifra a la que hay que sumar otros 100 ejemplares inmaduros que aún no se reproducen.

A medida que esta campaña de control se ha ido desarrollando, “estas aves se han ido a anidar a zonas de acantilados, que es donde lo hacían tradicionalmente, donde no son molestas y donde forman parte del ecosistema”.

Herrero ha explicado también el proceso a seguir una vez se accede al tejado donde está el nido y se localiza. “Se quitan los huevos, que son dos o tres, y se retira todo el nido al completo, que suele pesar sobre medio kilo, aunque ha habido alguno de un kilo y hasta dos”. Mientras uno de los operarios realiza este trabajo, otro compañero “se queda vigilando porque las gaviotas pueden tener un comportamiento agresivo para proteger su nido. No llegan a agredir, pero en un tejado puedes asustarte y patinarte. El compañero tiene que controlar esos comportamientos. Muchas veces, simplemente agitando los brazos, las aves se mantienen a un distancia”.

La campaña se mantiene activa durante todo el periodo de reproducción, cuyo ciclo se inicia a finales de abril. “Las dejamos que hagan las puestas completas y empezamos con la retirada de huevos y nidos a mediados de mayo. El mayor esfuerzo se realiza es el primer mes. A partir de ahí, entre un 50 y un 60% de estas aves se animan a hacer otro nido, con lo que tenemos que realizar una segunda revisión”. Se llega incluso a llevar a cabo una tercera, prolongándose la campaña de control hasta finales de julio.

En una sola campaña de dos puestas, el año pasado en Castro “se retiraron 719 huevos y 280 nidos, más otros 23 que estaban vacíos”. Eso “para 190 parejas. En los primeros años se pasaba de 1.000 huevos retirados”.

Como ha explicado, las gaviotas “son aves costeras oportunistas que siempre han estado asociadas a puertos pesqueros pero que, desde hace un par de décadas, han empezado a poner sus nidos en los tejados de casas y edificios, lo que ocasiona molestias a los vecinos en las épocas de reproducción. Ruidos, suciedad, obstrucción de canalones y malos olores que, en Castro “son especialmente habituales en las zonas del casco viejo, donde hay una alta población de estas aves”.

En este sentido, ha añadido que las gaviotas “anidan porque encuentran comida o desperdicios, por ejemplo, en basuras fuera de los contenedores y en alimentos que depositan algunas personas para los gatos callejeros”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *