CASTRO URDIALES RECOGE EN MADRID EL PREMIO AL MEJOR CEMENTERIO DE ESPAÑA CON UN EMOTIVO RECUERDO A PATRICIA CAMINO

26 OCTUBRE 2017 /

La concejala castreña Elena García ha recogido esta mañana en Madrid el premio al Mejor Cementerio de España, certamen organizado por la revista “Adiós Cultural”, editada por Funespaña.

En el acto, celebrado en el Círculo de Bellas Artes, la representante del Ayuntamiento de Castro ha agradecido el premio, realizando un emotivo recuerdo a Patricia Camino, concejala responsable del Cementerio castreño hasta su fallecimiento la semana pasada.

Ofrecemos imágenes de la recogida del galardón. En la primera, Elena García está acompañada por Ángel Valdivia (director general de Funespaña), el alcalde de Sumarcàrcer, localidad valenciana con quien empató en Castro Urdiales en el primer premio, y Francisco Marco (presidente de Funespaña).

DISCURSO DE ELENA GARCÍA AL RECIBIR EL PREMIO:

Hola a todos, buenos días y gracias por invitarnos a este acto. Soy Elena García, concejala de Cultura del Ayuntamiento de Castro Urdiales, pero quien debía estar aquí para recoger este premio era mi compañera Patricia Camino, concejala de Turismo y Patrimonio, quien desgraciadamente el pasado miércoles falleció en un accidente de tráfico. Estas trágicas circunstancias hacen que esté hoy aquí y espero que disculpéis que mi discurso sea más personal que institucional y que convierta esta intervención en un homenaje a mi compañera, quien sin duda lo merece como podréis comprobar.

No obstante, antes de hablar de ella quiero enviar un saludo especial al otro municipio que logró empatar con nosotros, Sumacárcer, cuyo cementerio es sin duda especial; al resto de participantes y ganadores, así como a los impulsores de este certamen, Funespaña y la revista ‘Adiós Cultural’, por su esfuerzo para poner en valor nuestros camposantos. Y una mención para todos los castreños y amigos que han apoyado nuestra candidatura en la fase de votación popular.

Hace aproximadamente seis años, Patricia realizó un intenso y completo análisis de la situación del Cementerio Municipal, cuyo fruto fue una propuesta solicitando la puesta en marcha urgente de un plan de gestión y mantenimiento del camposanto. ¿Por qué? Pues porque, pese a ser Bien de Interés Cultural (BIC) desde 1994, el Cementerio llevaba décadas abandonado a su suerte. No sólo se producían incumplimientos de la normativa sanitaria, al carecer de un osario por ejemplo, sino que había una absoluta falta de gestión que había llevado a una situación límite: como no había ni siquiera una base de datos con las concesiones de nichos, panteones y urnas, no se sabía cuántas estaban caducadas, no estaban al día los pagos de tasas y se desconocía la capacidad real del Cementerio, lo que llevó a gastar más de 200.000 euros en construir nichos nuevos cuando no habría sido necesario de haberlo gestionado antes.

En apenas dos años de gobierno, Patricia Camino, en colaboración con los técnicos municipales, puso en marcha y al día toda la gestión del Cementerio Municipal, lo que supuso la creación de miles de expedientes y la instauración de un procedimiento de comunicación a las familias que era garantista con sus derechos. Sin embargo, ese trabajo no solo no fue reconocido sino duramente criticado. Hoy, tenemos un servicio moderno y actualizado, que responde a las demandas de los ciudadanos y vela por la eficacia de los recursos públicos.

Sé que todo esto no tiene mucho que ver con la estética ni riqueza cultural del Cementerio (o al menos no directamente pero sí indirectamente, porque tener las concesiones al día, tarde o temprano, repercutirá en un mejor aspecto), pero quería contarlo porque este es el verdadero legado y trabajo realizado por mi compañera: poner un servicio público en funcionamiento de nuevo, haciendo una gestión eficaz y eficiente de los recursos de todos.

El pasado viernes estábamos despidiendo a Patricia en el Cementerio de Ballena, su cementerio, ese “museo a cielo abierto” como le gustaba llamarle. Crueldades de la vida, allí descansa ahora quien más lo cuidó, quien lo valoró, gestionó y potenció hasta lograr que fuera reconocido con el premio que recogemos hoy. Patri, ahora que tú estás en él, ya podemos decir que Ballena no es solo el mejor cementerio de España, sino el más afortunado por tenerte entre sus paredes, mirando al mar.

Gracias a todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *