“EL CASTROBUS A DEMANDA DISCRIMINA A LAS PEDANÍAS, ES INSOLIDARIO Y CASTIGA A LOS MÁS DÉBILES”. ASÍ SE PRONUNCIAN LOS VECINOS DE MONTEALEGRE

Concentración contra Castrobus a demanda (1) Concentración contra Castrobus a demanda (2)

9 ABRIL 2017 /

En torno a 400 personas, según los organizadores, se han concentrado este mediodía, entre las 12 y 12:45 horas, para protestar por el proyecto de Castrobus que quiere implantar el equipo de Gobierno castreño, y que supone la pérdida de la línea regular de autobús en algunos barrios castreños.

Lo consideran “insolidario, al ser un modelo que castiga a los más débiles, a los menores, a los mayores, a los discapacitados, a los que no tienen coche, a los que no tienen teléfono, a los que no tienen acceso a plataformas digitales, pero sí necesitan desplazarse al centro de Castro”, agravado por la nueva OCA, que consideran que perjudica aún más a los habitantes de las juntas vecinales castreñas.

Creen que el equipo de Gobierno CastroVerde-PSOE, “nos da un trato de ciudadanos de tercera. Solo somos vecinos de primera para pagar impuestos”. Por ello, querrían también un “IBI a demanda”.

REUNIÓN CON EL ALCALDE EL MARTES. SEGÚN LOS VECINOS, “EL PSOE APOYA SUS REIVINDICACIONES”

Tras haber solicitado públicamente una reunión con el alcalde, y según la Plataforma de afectados, “no haber recibido respuesta”, el viernes finalmente cerraron una cita con Ángel Díaz-Munío, que tendrá lugar el martes a las 13 horas.

Paralelamente, el lunes y el miércoles se reunirán con el resto de partidos políticos castreños para transmitirles sus demandas.

Sí se han sentado ya con el PSOE local, en concreto con su secretario general, Pablo Antuñano, que, según los vecinos, “tras conocer los datos que aportamos desde la Plataforma, nos da la razón y nos ha dicho que lo que se ha hecho es un error”.

TEXTO ÍNTEGRO DEL COMUNICADO LEÍDO EN LA CONCENTRACIÓN

Transcribimos el texto íntegro de Manifiesto de los vecinos de Montealegre, dirigido al alcalde de Castro Urdiales, leído en la concentración de esta mañana (corresponde al vídeo antes publicado):

“Buenos días y gracias a todos y todas los vecinos de Montealegre, Sangazo, Pino, La Fuente, La Lastrilla, y a los vecinos de Sámano y Castro Urdiales que se han solidarizado con nosotros por haber acudido a esta convocatoria en apoyo al mantenimiento del transporte público regular en estos barrios, y otros con similares características.

Estamos aquí porque el Ayuntamiento de Castro Urdiales, dice que escucha pero ha demostrado que no nos quiere oír, ignora nuestra voluntad, ignora nuestros argumentos y quiere imponernos un modelo de transporte que no queremos y que nos perjudica, empeorando, todavía más la actual situación.

Hace tan sólo un año presentamos ante el Ayuntamiento más de 700 reclamaciones individuales, una por una, solicitando la permanencia del servicio regular de transporte. Hicimos alegaciones, elaboramos un costoso estudio de campo demostrando la afluencia real de viajeros en esta línea, y los motivos por los cuales no quedaban registrados. No eran 400 al año sino más de 200 a la semana. Es decir una cifra al menos veinte veces superior a la que se nos argumentó. Presentamos más de 1.400 firmas, e incluso acudimos al Defensor del Pueblo, que consideró que estábamos legitimados para plantear estas quejas.

Nada de esto ha servido para nada. En los nuevos pliegos de contratación se mantiene el Servicio de Transporte “a demanda” para estos cuatro barrios, sin que nos hayan dado ninguna respuesta a nuestras demandas.

Por eso estamos aquí, para alzar nuestra voz y para argumentar que estamos en contra, por estas razones:

1. Estamos en contra del servicio a demanda porque no está justificada su implantación. Ya lo demostramos en el estudio de campo que arrojaba unas cifras estimadas de, en torno a 10.000 viajeros al año, en estas cuatro paradas. El número de usuarios está creciendo y seguirá haciéndolo debido a la juventud de la población. Otros barrios con mucha menor afluencia de viajeros mantienen su servicio regular, e incluso se extiende a lugares como polígonos industriales donde nadie vive. Por eso es arbitrario. Por eso no entendemos por qué se nos da un trato peor y discriminatorio. Solo nos separan 1.700 metros del trayecto regular. Y somos miles de viajeros al año.

2. Estamos en contra del servicio a demanda porque no nos creemos que vaya a suponer ningún ahorro económico en esta línea. ¿Cuantos trayectos de 1,7 km se dejarán de hacer a la semana?, ¿uno, dos? Si el servicio de transporte es deficitario en Castro, lo será en todas las líneas, y a falta de un estudio serio de tránsito de viajeros, no nos creemos que el servicio a demanda en la línea cuatro vaya a suponer ningún ahorro, y sí muchos perjuicios.

3. Estamos en contra porque el servicio a demanda obedece a un proyecto político en el que se refuerzan el transporte público y las infraestructuras, en forma de carriles bici en las zonas mejor comunicadas de Castro, y se desvertebra el transporte a las zonas que más lo necesitan, que son precisamente los núcleos de población más separados del centro, en los que no existen medios de transporte público alternativos, ni aceras, ni siquiera arcenes, ni carriles bici, ni otros medios para que las personas que no disponen de vehículo privado puedan acudir al centro de Castro, a comprar, al médico, a los colegios, a las administraciones o a dar un paseo.

4. Estamos en contra del servicio a demanda porque con esta medida se desincentiva el uso transporte público (el servicio a demanda es disuasorio para muchos colectivos) y se fomenta el transporte privado al centro, a la vez que por otra parte se nos limitan las posibilidades de aparcamiento en el centro para las pedanías con la nueva ordenanza de la OCA. No tenemos transporte regular, ni tampoco tenemos sitio donde aparcar en el centro.

5. Estamos en contra de un modelo que castiga a los más débiles, a los menores, a los mayores, a los discapacitados, a los que no tienen coche, a los que no tienen teléfono, a los que no tienen acceso a plataformas digitales, pero sí necesitan desplazarse al centro de Castro. Estas personas y sus familias son las que salen perdiendo.

6. Por último, estamos en contra de un proyecto político (o ausencia de él) insolidario, que solo mira para el centro urbano de Castro, mejorando aceras, carriles bici, frecuencias y tamaño de autobuses para trayectos cortos, y que olvida y discrimina a las pedanías, alejándolas cada vez más del centro de la ciudad, y que nos da un trato de ciudadanos de tercera. Solo somos vecinos de primera para pagar impuestos. Por ello querríamos también un “IBI a demanda”.

Por todo esto, queremos que al igual que se ha escuchado legítimamente a otros colectivos, el Ayuntamiento de Castro escuche también nuestra voz, nuestra voluntad que en estos momentos es más clara y más univoca que nunca. Todos los que estamos aquí hemos venido a exigir un servicio de transporte público regular de calidad para los vecinos de pedanías.

No al servicio a demanda.

Si al transporte público regular”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *