CONFEDERACIÓN HIDROGRÁFICA VUELVE A DENEGAR EL PERMISO PARA LA CONSTRUCCIÓN DEL GIMNASIO EN EL IES JOSÉ ZAPATERO

18 MAYO 2018 /

Durante las pasadas vacaciones de Navidad, la comunidad educativa del instituto José Zapatero recibía malas noticias de la Confederación Hidrográfica, que no daba el visto bueno a la construcción del gimnasio de este centro educativo en la manera en la que estaba proyectado, al entender que la zona en la que se pretendía construir está en terreno inundable.

El instituto recurrió esa resolución para intentar desbloquear una situación que se prolonga ya durante años y la contestación de la Confederación ha vuelto a ser denegatoria. Así lo ha señalado en Castro Punto Radio el director del centro educativo, José Márquez.

Como ha detallado, “nos señalan que hay un aumento de vulnerabilidad entre avenidas, algo que no entendemos muy bien porque, en la actualidad, ya existen las mismas columnas que se van a hacer con el edificio nuevo. Por tanto, no es que hubiese un aumento ni de columnas, ni de volumen de construcción a nivel de lo que Confederación marca como nivel máximo de aguas en caso de crecidas de más de 500 años. Nos marcan como dos metros y medio y el pabellón nuevo iría por encima de esas medidas”.

Otro de los argumentos recogidos en la denegación es que “nos dicen que no disponemos de vías de evacuación que vayan por encima de la cota de inundabilidad”. En este sentido, Márquez ha recordado cómo “en su momento, antes de solicitar la ejecución del pabellón elevado en modelo palafito, tratamos de ver si era viable la construcción o no. Fui a Confederación e hice la consulta y, viendo la excepcionalidad de la norma del plan hidrográfico, nos dijeron que, si el Ayuntamiento y la Consejería de Educación estaban de acuerdo, podría ser viable. No entendemos muy bien que nos digan, en un momento, que puede ser viable y luego sean todo pegas cuando el instituto tiene la necesidad de esa instalación”.

Márquez es consciente de que “estamos en zona inundable”, pero “es lo que hay” y eso “no significa que no tengamos derecho a tener equipamiento para dar las clase de Educación Física sin suponer riesgos añadidos a los alumnos por el hecho de tener que salir del centro”. Y es que, en la actualidad, “hay grupos que se tienen que trasladar al polideportivo Pachi Torre para dar clase un día a la semana dos horas seguidas, con el riesgo y la pérdida de tiempo que supone ir y venir”.

ALTERNATIVAS PARA CONTAR CON GIMNASIO

Desde el centro educativo, “seguimos buscando alternativas”, incluso antes de que llegará la nueva respuesta denegatoria de la Confederación.

Hablando con los técnicos de este organismo, “me dicen que una posibilidad que ven factible es hacer el pabellón vaciando alguno de los edificios de los que disponemos en la actualidad y sin modificar su estructura”. Según Márquez, “nos ofrecen la posibilidad de vaciar el inmueble donde actualmente está el gimnasio”. No obstante, “es pequeño, da para un poco más que el gimnasio que tenemos ahora y perderíamos seis aulas y un laboratorio”.

No es ésta, por tanto, la mejor opción para la dirección del instituto, teniendo en cuenta, además, que “para que se vacíe van a pasar años”.

Viendo la posibilidad de usar otro edificio ya existente, el centro educativo plantea el uso del que actualmente alberga los talleres. “Puesto que tiene una altura considerable, porque eran unas antiguas naves industriales, creemos que se podría usar la parte alta para hacer el pabellón, manteniendo los talleres y las aulas en la parte de abajo, tal y como están. Esto se ha hecho en otros centros”.

Esa posibilidad se ha trasmitido a Confederación que, “en principio, dice que podría ser viable”. Ahora mismo es la Consejería al que está estudiando ese proyecto y la intención es que la arquitecta de Educación acuda al centro a ver la zona y la viabilidad.

Se trata de un edificio “colindante a la estación de autobuses y la accesibilidad y las salidas de evacuación se podrían hacer hacia ahí o a la calle Leonardo Rucabado”. Con esto, además, “el Ayuntamiento sacaría en positivo que, al tener una entrada independiente, ese pabellón podría ser de uso municipal por las tardes”.

Para terminar, y a la espera de los correspondientes estudios, Márquez confía en que “la obra se pueda licitar antes de que acabe el año para poderlo considerar dentro de los presupuestos regionales de 2018 y que no se pierda la partida que ya hay consignada al efecto”.

Imagen de la zona donde se construirá el pabellón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *