EL PLENO DEL AYUNTAMIENTO APRUEBA EL INICIO DE LOS TRÁMITES PARA MODIFICAR EL USO URBANÍSTICO DEL HOTEL MIRAMAR, Y ASÍ SALVAR EL EDIFICIO

SONY DSC

28 JULIO 2015 /

El pleno del Ayuntamiento de Castro ha aprobado esta tarde la moción presentada por el grupo municipal regionalista tendente a modificar los usos del Hotel Miramar dentro del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), y así salvar al edificio de la sentencia de derribo que pesa sobre él.

El texto de la moción aprobada se ha rectificado sobre el que presentó el PRC en los plazos, por lo que el Ayuntamiento se obliga a comenzar los trámites de modificación del Plan General en el plazo máximo de 6 meses, en vez de tres, que proponían los regionalistas, avanzando entre tanto en los estudios y consultas con las administraciones competentes (Costas y Gobierno de Cantabria) para fijar el uso que impida su derribo.

En la exposición de motivos, el portavoz regionalista Jesús Gutiérrez recordaba cómo sobre el edificio pesa una sentencia de 2013 de la Audiencia Nacional donde se indica que, con el uso hotelero actual, se tiene que derribar, para dar paso a la continuación al paseo marítimo. Lo que se quiere es cambiar el PGOU para hacer compatible sus usos con los que indica la Ley de Costas.

El edil regionalista apelaba a la historia y sentimientos de los castreños para mantener el edificio, insistiendo que se ganaría una instalación de más de 2.000 metros cuadrados “en el mejor emplazamiento de Castro, para cubrir las muchas carencias que hay en equipamientos socio-culturales y deportivos”.
Para Jesús Gutiérrez, el Ayuntamiento debe empezar los trámites “para que trabajen los técnicos, y en 3 meses se pueda enviar la modificación del Plan a la Comisión Regional de Urbanismo para su aprobación”.

Eduardo Amor, de CastroVerde, compartía la inquietud del PRC por el futuro del edificio: “sería una pena dejarle caer por no tener claro que hacer con él”. Esta formación quiere saber cuáles son los pasos a dar por parte de las otras administraciones implicadas: Ministerio de Medio Ambiente (Costas) y Gobierno de Cantabria, con la idea de saber el coste de toda la acción: indemnización, reparación y mantenimiento, quien asumirá el coste y el resultado de la reclamación actual. Por ello proponían en su primera intervención en el pleno, recoger en la moción que el Ayuntamiento recopile la información de estas administraciones para conocer los pasos siguientes antes de modificar el Plan, además de elevar el plazo de aprobación, de tres a seis meses.

Para Iván González, del Partido Popular, “todos tienen que apoyar la moción, ya que no son de tiempos de tirar, sino de construir. En Castro se ha derribado mucho”. El portavoz del PP recordaba que “todo está perfectamente cuantificado en el Ministerio de Medio Ambiente”: 840.000 euros para indemnizar a los responsables del hotel y 216.000 euros para el derribo, “cantidad esta que sí tiene partida presupuestaria, y que se podría utilizar para la rehabilitación del edificio”. El exalcalde recordaba que en la pasada legislatura “intentamos paralizar ese derribo, y ahí está”. Entre sus usos, Iván González apuntaba un Museo de la Mar o un Albergue de Peregrinos.

El Partido Socialista, en palabras de Alejandro Fernández, “no es partidario de la demolición de ningún edificio, y estamos a favor de buscar alternativas para equipamientos, pero somos conscientes de cómo están las arcas municipales, y hay que acometer gastos que estén muy justificados”. El PSOE aboga buscar la participación de otras administraciones en la financiación, aunque insistía en que tres meses para tramitar la modificación del Plan no es factible. Los socialistas desean la máxima transparencia para que los ciudadanos puedan participar en esta decisión política.

Demetrio García, por Más Castro-AAV, recordaba los edificios que se han derribado en tiempos pasados (Teatro de la Villa o la Estación). Aprovechaba para lanzar un guante a Miguel Ángel Revilla, “que en campaña dijo que tenía una deuda con Castro, y que salvaría y pagaría ese edificio, con lo que no tendremos problema económico, si se cumple lo que dijo”. El edil de Más Castro hablaba de la falta de equipamientos, “pero tenemos un polideportivo en Sámano cerrado… si no tenemos dinero para eso, ¿nos vamos a poner a abrir otro?”, se preguntaba.

En su segunda intervención, Jesús Gutiérrez (PRC) afirmaba que “para ver qué usos tiene el edificio, primero hay que salvarlo”, recordando que “Costas tiene que pagar sí o sí 840 mil euros a la familia, y 216 mil si se derriba”. Con lo que existen 1,2 millones con los que se podría hacer “un equipamiento impresionante, y si lo hacemos nosotros, costaría 6 millones de euros”. Para el portavoz regionalista, “el Hotel Miramar siempre es viable, porque ya está hecho… si se dice que no es viable, ¿entonces que queremos hacer en 4 años?”. Jesús Gutiérrez aceptaba la enmienda propuesta sobre el plazo, “con el fin de salvar el Hotel Miramar”.

Las dudas sobre el coste, para Eduardo Amor, no es por la viabilidad del proyecto, es porque el Ayuntamiento ahora “no tiene ni para asfaltar las calles”. CastroVerde negaba el uso hotelero que proponía el PP (albergue de peregrinos), “ya que eso es lo que ha llevado a derribos judiciales en casos similares”.

Iván González (PP) insistía en que “si no se modifica el uso, la Ley de Costas dice que se debe derribar, y todos debemos votar ahora la modificación de usos en el PGOU. Si no lo hacemos, el edificio será derribado en los próximos años, cuando Costas tenga partida presupuestaria para ello”.

En otro orden de cosas, el pleno aprobaba por unanimidad la creación de la Comisión de Control y Seguimiento de la Contratación, que será presidida por un miembro de los grupos de la oposición, tal y como ocurrió en la pasada legislatura, aunque en este caso, su presidente será rotatorio cada año. Otra de las diferencias es que se no cobrarán las asistencias a esta comisión.

En este punto, el Partido Popular y el PRC censuraban al equipo de gobierno “no haber dado participación a la oposición para ver si estábamos de acuerdo con que la presidencia fuera rotatoria”. Demetrio García también recordaba que en la pasada legislatura, cuando hubo mayoría absoluta, no se cambió la presidencia de Daniel Rivas, que se mantuvo los cuatro años.

En cualquier caso, los grupos de la oposición acordaron que la presidencia de la Comisión en su primer año, la lleve a cabo el Partido Popular.

La sesión plenaria también dio cuenta de la renuncia como edil del regionalista José Orruela, por su nombramiento como Gerente de Gesvicán, empresa pública de vivienda del Gobierno de Cantabria. Será sustituido en el pleno de agosto por Pedro Fuste.

En el apartado de Ruegos y Preguntas, el Partido Popular planteaba que tras el reciente pago desde Ascan al Ayuntamiento de 2 millones de euros a cuenta de la deuda que mantiene con el consistorio, ya hay partida económica para la realización de la Oficina del DNI, la compra de dos coches para la Policía Local, o el asfaltado de calles y mejora de parques infantiles. El interventor aclaraba que “en ningún caso se pueden utilizar esos recursos para otra finalidad que la prevista en el Presupuesto: gasto corriente, nunca inversión. Estos recursos son para que Tesorería afronte el pago de obligaciones pendientes”.

El edil popular Javier Muñoz preguntaba porqué y quien decidió el cambio de la bandera de España por la de Castro en la decoración de la ermita de Santa Ana este fin de semana, a lo que Ainhoa Pérez, concejala de Festejos respondía que se ha querido dar más protagonismo a Castro por ser fiesta local.

Por su parte, Ana Urrestarazu (PP) preguntaba a la concejala de Educación sobre el traslado provisional de los niños del Tercer Instituto al Centro de Día, lo que para algunos expertos, según la edil, es “una locura y un error”. El alcalde recordaba que se trata de una decisión de la Consejería, que ya está efectuando las trámites con el ICASS, Instituto Cántabro de Servicios Sociales, propietario de la instalación.

En este apartado también se dio paso a las preguntas del público, interviniendo los vecinos de la Urbanización El Cantábrico, en La Loma, a los que recientemente se les ha cortado el suministro de agua, que plantearon numerosas preguntas y quejas al alcalde Ángel Díaz-Munío. En una noticia separada informaremos de este asunto.

Al pleno, que ha durado una hora y 40 minutos, han asistido los 21 concejales de la corporación castreña.

Este es el sonido de la retransmisión en directo a través de Castro Punto Radio del Pleno del Ayuntamiento de Castro celebrado esta tarde:

http://www.ivoox.com/pleno-ayuntamiento-castro-28-julio-15-audios-mp3_rf_5440604_1.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *