GARMENDIA ALEGA “CANSANCIO” EN SU RENUNCIA AL ACTA DE CONCEJAL. SU SUCESOR, HUMBERTO BILBAO, CREE QUE “SE VA A NOTAR QUE CV ESTÁ DIRIGIENDO EL AYUNTAMIENTO”

Ignacio Garmendia y Humerto Bilbao

27 ABRIL 2017 /

El hasta ahora concejala de CastroVerde, Ignacio Garmendia, ha dado a conocer hoy los motivos por los que ha decidido “renunciar” a su acta de concejal y dejar paso al siguiente en la lista, Humberto Bilbao.

Ha alegado “cansancio” durante este periodo de dos años de legislatura, que “ha sido largo y con un trabajo de mucha intensidad”, lo que ha provocado que “se me haya acabado la cuerda”. Según ha dicho, ilusión sigue teniendo, pero “hay que contar con la energía entera y me encuentro con ganas de otra cosa y de recuperar mis hábitos más corrientes”.

A partir de ahí, ha hecho un recorrido por su labor al frente de la Concejalía de Personal, un departamento que “estaba bien cuando llegué, pero había carencias en algunos sitios que hemos ido cubriendo en Asuntos Sociales, Servicios Económicos o Urbanismo”. Ha lamentado que “más contrataciones no se han podido hacer por las dificultades presupuestarias” aunque, “nos acercamos a un momento en el que va a haber presupuestos y, por eso, ya estamos trabajando en la contratación de un ingeniero de caminos, que se encargará del seguimiento del contrato del agua con Ascan”. Garmendia espera que esa incorporación pueda estar lista para el próximo martes.

Ha recordado también que, en este periodo suyo al frente de la Concejalía, “se han comprado dos vehículos para la Policía Local” y, en general, su impresión de estos dos años, “es que, con dificultades, hemos ido relacionándonos con los sindicatos cada vez con más tranquilidad”. Considera que “es buena noticia que las negociaciones hayan sido silenciosas y que los conflictos no hayan estado presentes”.

Entre los logros más importantes en este sentido, ha señalado los dos calendarios laborales que se han aprobado (2016 y 2017). En cuanto al apartado de Salud Laboral y Seguridad en el Trabajo, ha recordado que “tenemos contratada a una empresa que se encarga de todo en pocas horas de trabajo y, por tanto, con dificultades”. Por eso, “hemos decidido crear un puesto de trabajo, a media jornada, para probar la eficacia de tener un técnico propio. Vamos a experimentar lo que da de sí y, si no fuera suficiente, más adelante se podrían tomar otras decisiones”.

En lo que respecta al departamento de Bomberos y las reivindicaciones que vienen haciendo los trabajadores desde hace tiempo, Garmendia ha dejado claro que “mi Concejalía todavía no es responsable de ese departamento”. Al tratarse de un Organismo Autónomo, “es el jefe del parque el responsable de personal, como sucede en la Residencia municipal”. En cualquier caso, “mi objetivo era el de integrarlos en el Ayuntamiento y en eso estamos trabajando, pero nos ha faltado que ellos estuvieran de acuerdo en esto, que hay que negociar ampliamente”. Cree que se acabará haciendo. De hecho, “tenemos un esquema de cómo, a falta de que ellos trasladen su punto de vista”. Según Garmendia, los trabajadores del parque de bomberos “han puesto demasiada distancia”.

En relación al hecho de que el alcalde no haya convocado el Consejo Rector de Bomberos en lo que va de legislatura, Garmendia comparte con Ángel Díaz-Munío que “ese organismo no es ejecutivo y lo más importante son las reuniones con los representantes de los trabajadores. Mantenidos esos encuentros, habría cosas que poder trasladar a un Consejo. Las reuniones efectivas son más importantes”, ha concluido.

Tomaba entonces la palabra su sucesor en el cargo de concejal, Humberto Bilbao. Tras dejar claro que entra como edil porque corre la lista pero no necesariamente tendrá que encargarse de las áreas que deja Garmendia, ha asegurado sentirse “encantado y con un entusiasmo desmedido de tirar para adelante con el trabajo que me asignen”.

Ha insistido en que aún no se sabe la distribución de competencias que va a coger cada concejal ni la dedicación que tendrán (sueldo) pero “la asignación de carteras se decidirá en breve”. Para ser oficialmente edil de la Corporación, se tendrá que dar cuenta en un pleno de la dimisión de Garmendia y, en otro, Bilbao tendrá que jurar su cargo. Antes de eso y una vez repartidas las competencias, “lo suyo es que ya empiece a trabajar, aunque no haya jurado mi cargo”.

Preguntado por cómo ve el futuro ahora que se ha roto el pacto de Gobierno y teniendo en cuenta que accede al cargo gobernando CastroVerde en minoría, tiene claro que “puede que sea hasta más positivo el que haya áreas en las que se va a poder trabajar con más facilidad y agilidad”. En alusión a los comentarios “agoreros” de “algunas personas que dicen que esto se va a hundir y que va a ser un caos”, ha dicho que “este barco no se va a hundir, sino que puede ir más rápido de los que iba hasta ahora. Hay gente muy capacitada que va a tirar para adelante y se va a notar que CastroVerde está dirigiendo el Ayuntamiento”.

Para finalizar, ha reconocido que cuando se enteró de que iba a entrar en la Corporación “casi me da un colapso”. Ha recordado cómo “yo estaba con mi actividad profesional”, pero “se me planteó esto, que es una oportunidad de dar la cara y estar ahí en primera fila, después de mucho tiempo involucrado en ámbitos sociales”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *