EL IES JOSÉ ZAPATERO PRESENTA ALEGACIONES PARA QUE LA CONFEDERACIÓN HIDROGRÁFICA AUTORICE EL PROYECTO DE CONSTRUCCIÓN DEL GIMNASIO

1 MARZO 2018 /

Ayer finalizó el plazo que tenía el IES José Zapatero para presentar alegaciones ante la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, que no dio el visto bueno al último proyecto presentado por el centro educativo para la construcción del gimnasio, una instalación muy necesaria.

Como ha señalado en Castro Punto Radio el director del instituto, José Márquez, “ya hemos registrado esas alegaciones y esperamos que el asunto se pueda desatascar”. Recordamos que la denegación de Confederación se argumenta, principalmente, en el hecho de que es un centro escolar ubicado en zona de preferente inundabilidad. Al respecto, Márquez ha insistido en que “es así desde hace 45 años, lo que no significa que, como centro escolar, tengamos derecho a tener una instalación acorde”.

Otro de los puntos en los que se basa la negativa de Confederación tiene que ver con los accesos que el proyecto plantea al edificio en el que se ubicaría el gimnasio. Un inmueble que se propone construir a cierta altura del suelo para tratar de superar ese escollo de la inundabilidad. “Ese acceso lo tenemos planteado desde uno de los edificios que ya existen actualmente, poniendo escaleras y ascensor para acceder a través de una pasarela elevada”. Al respecto, “dice la Confederación que ese acceso no se puede hacer desde una zona inundable y lo que estamos haciendo es ver cómo se puede realizar de manera que recibamos autorización”.

No obstante, desde el instituto no acaban de entender la postura de este organismo, “Ni la entendemos ni la queremos asumir porque consideramos que el pabellón va estar en zona inundable, pero como lo está ya todo el centro. Actualmente ya existe un pabellón cubierto con una techumbre y lo único que vamos a hacer es elevar algo y no incrementar ni el riesgo para los alumnos ni para los edificios existentes”.

Con todo, desde el José Zapatero esperan que sus alegaciones se validen. Unas alegaciones que se han elaborado desde el propio centro mediante la colaboración de una arquitecta madre de una alumna.

Ayuntamiento y Gobierno de Cantabria “nos han mostrado su respaldo pero, la sensación que tenemos es que somos nosotros los que tenemos que estar encima del problema porque, si no, no vemos a nadie que vaya a tirar de él. Todos se muestran colaboradores pero, al final, veo que no tendríamos que ser sólo nosotros los que estuviéramos detrás del proyecto porque entiendo que todos queremos una educación de calidad”.

La Consejería de Educación, “en todo momento nos han respaldado y nos han dicho que se hacen partícipes de las alegaciones que presentemos y el Ayuntamiento también se ha mostrado colaborar con respecto a buscar otras posibles alternativas si la actual vuelve a ser denegada”. No obstante, Márquez echa de menos un paso más. “Se tienen que sentar y alguien tiene que decir que esto se tiene que hacer sí o sí y que nos digan qué hay que hacer para subsanar las carencias del proyecto y que se corrijan. El instituto se hizo para 200 alumnos y ahora tenemos casi 800. Equipamientos se han realizado pero, a nivel deportivo nada, lo que es lamentable”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *