LA EMPRESA PÚBLICA MARE COLOCARÁ EN CASTRO CONTENEDORES DE RECOGIDA DEL PLÁSTICO AGRARIO DE LOS SILOS DE HIERBA

27 NOVIEMBRE 2017 /

La empresa pública Mare, dependiente de la Consejería de Medio Ambiente, va a colocar en varios municipios de Cantabria, entre ellos Castro Urdiales, un nuevo tipo de contenedor para recogida de plásticos agrarios.

Como ha explicado en Castro Punto Radio el director de residuos de Mare, Nacho de las Cuevas, se trata de “un residuo que se genera en el sector primario (agricultura y ganadería). Es el famoso plástico de silo o de bola, que una vez el ganadero o agricultor dejar de usar en su proceso, se convierte en un residuo que está generando en Cantabria entre 800 y 1.000 toneladas al año”. Reconoce que es una cantidad menor en comparación con los residuos domésticos, pero “es cierto que a fecha de hoy no hay una solución para ellos y, a veces, acaban en los ríos o en los prados”. Por tanto, “hay que darle una salida a su gestión por el impacto visual y ambiental que puede tener”.

Los contenedores que se emplean para la recogida de este tipo de material tienen unos 15 metros cúbicos y “son similares a los que se encuentran en los puntos limpios”. Su colocación en los diferentes municipios que se incluyen en la iniciativa, se realizará por fases, comenzando por aquellas localidades en las que, “según el estudio realizado, se genera la mayor cantidad de residuos”.

De las Cuevas no ha podido especificar si Castro está en la primera fase, a desarrollar en lo que queda de 2017, o en la siguiente. En cualquier caso, ha indicado que “en aquellos municipios que no entren en la primera fase porque no tienen mucha actividad económica en el sector primario se estudiará la posibilidad de colocar un contenedor en el punto limpio para dar respuesta a la gestión de estos residuos, que se recogen mediante la elaboración de un calendario, seis meses del año, que son en los que se generan estos materiales”.

Una vez colocados esos contenedores, “se llega a un acuerdo con los ayuntamientos sobre los puntos de ubicación, y al ganadero o agricultor se le inculca el que use esos depósitos. Una vez llenos, se traslada lo recogido a las instalaciones de Meruelo, en las que se almacena de forma temporal hasta proceder a su reciclado”.

Como ha señalado De las Cuevas, “lo que pretendemos hacer es intentar que el concepto residuo se minimice y que pueda ser sinónimo de recurso, reciclando lo máximo posible”.

Al margen de este asunto, este responsable de Mare ha recordado que, a día de hoy, la empresa pública se encarga en Castro de la recogida de papel y cartón y de plástico. “Este servicio lo prestamos a través de unos criterios marcados en un convenio a nivel regional y, actualmente, Castro tiene derecho a una serie de contenedores cuyo número puede ir variando en función de la población, por ejemplo”.

Cuando se presta este servicio, “aparte de cumplir con las frecuencias y evitar en la medida de lo posible que haya residuos fuera”, los trabajadores de Mare recogen una serie de datos “que nos permiten saber cómo se comporta el contenedor de cara al ciudadano y si está cumpliendo los objetivos, que no son otros que dar un medio al residente para que deposite los residuos”.

Toda esa información “se pone a disposición del Ayuntamiento que lo demanda para ir modificando o mejorando la contenerización. Puede ser cambiando ubicaciones o incrementando el número de contenedores”.

Precisamente sobre la ubicación de los mismos, De las Cuevas ha explicado que son los Consistorios los que deciden el lugar de la calle en el que se colocan, porque “son los que mejor información tienen”. Mare puede, por cuestiones de seguridad, indicar zonas donde no pueden instalarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *