LA GUARDIA CIVIL DESMANTELA UN GRUPO ORGANIZADO QUE ROBABA EN VIVIENDAS Y ESTABLECIMIENTOS Y QUE TENÍA CASTRO Y BARAKALDO COMO CENTROS LOGÍSTICOS

9 MAYO 2018 /

La Guardia Civil, en el marco de la Operación ‘Laughining’, ha desmantelado un grupo organizado, esclareciendo por el momento trece delitos contra el patrimonio, principalmente en viviendas y establecimientos, cometidos entre finales de diciembre del pasado año y marzo del actual en Cantabria, Vizcaya, Guipúzcoa y Álava.

Como consecuencia de la operación, dirigida por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 2 de Santoña, se han realizado 14 detenciones (10 hombres y 4 mujeres, todos ellos Españoles, salvo 3 que son naturales de Marruecos, Colombia y Argentina, respectivamente), ingresando en prisión 7 de los reseñados.

Se han realizado registros en Castro Urdiales, Barakaldo y Galdácano, recuperando dinero y numerosos efectos, parte de ellos pendientes de averiguar su procedencia, por lo que no se descarta que hubieran cometido más hechos delictivos.

La operación también puso al descubierto supuestos delitos de tráfico de drogas, concretamente en Castro Urdiales y Vizcaya interviniendo más de 700 gramos de marihuana, y tenencia ilícita de armas, incautando diferentes armas de fuego y blancas, entre las que destaca una carabina modificada para disparar munición del calibre 22.

A finales de diciembre del pasado año la Guardia Civil fue alertada, gracias a la colaboración ciudadana, de la presencia de un vehículo y personas sospechosas de madrugada que merodeaban por la localidad de Beranga (Cantabria), siendo localizados poco después por una patrulla cuanto intentaban ocultarse ante su presencia.

Identificados los mismos encontraron diferentes efectos de los que no podían acreditar su legítima procedencia, así como ropas para ocultar el rostro y diversa herramientas.

Se intervinieron todos los efectos dada su dudosa procedencia, si bien, al no constar denuncia con que relacionar los mismos, se dejó marchar a los reseñados.

En días posteriores se pudo averiguar que los objetos intervenidos procedían de robos con fuerza en la iglesia de Revilla de Camargo y un establecimiento de Ajo, así como el hurto de la llave de un vehículo en Beranga, todos ellos cometidos la noche en que fueron identificados. Igualmente esa misma noche se cometió una tentativa de robo en una vivienda de Beranga.

Con toda esta información y al sospechar que se podía estar ante un grupo dedicado a robos en establecimientos y viviendas, se abrió la Operación Laughining.

La investigación puso de manifiesto que se estaba ante un grupo organizado dedicado a la comisión de delitos contra el patrimonio. Las primeras indagaciones apuntaban a jóvenes sin trabajo y algunos con antecedentes policiales. La posterior identificación del total de los integrantes, mostró un grupo con edades entre los 18 y 52 años, siendo la mayoría menores de 30.

Igualmente se pudo saber la existencia de una jerarquía dentro de la organización con diferentes roles dentro del grupo, tales como reconocimientos de zona, traslado, vigilancias y comisión de los hechos delictivos, así como la presencia de otros que podían encargarse de dar salida a los efectos sustraídos.

Se pudo establecer como modus operandi la comisión de hechos delictivos en horarios nocturnos, utilizando la fuerza para violentar las viviendas y establecimientos, mediante el uso de herramientas de fácil transporte.

Durante las pesquisas se averiguó que tenía como centros “logísticos” una propiedad en Castro Urdiales y una lonja en Barakaldo, lugares donde solían esconder lo robado para posteriormente darle salida. Igualmente las indagaciones arrojaron que parte del grupo residían en zonas aisladas de Castro Urdiales.

Con toda la información obtenida y en diferentes fases entre los meses de marzo y abril se explotó la operación, comenzando el pasado 15 de marzo, tras detectar a varios integrantes del grupo en Vitoria donde esa noche perpetraron dos robos en bares, siendo interceptados cuando llegaban a la lonja de Barakaldo, incautándoles en ese momento casi 3.000 euros procedentes de las máquinas registradoras y de juegos de esos establecimientos. Posteriores se realizó el registro de la lonja donde se encontraron abundantes efectos.

Simultáneamente en Castro Urdiales se realizaron entradas y registros sobre dos propiedades, donde además de encontrar efectos procedentes de robos, se intervino más de 700 gramos de marihuana, balanza de precisión, munición y armas. En otro registro en Galdácano se localizó una pistola detonadora.

Finalmente el pasado 15 de marzo se realizaron 9 detenciones, siendo las restantes en diferentes fases en marzo y abril. Con esta operación se dan por esclarecidos en Cantabria robos con fuerza en viviendas (dos en grado de tentativa), establecimientos y una iglesia en Santullán, Beranga, Ajo, Loredo y Revilla de Camargo, así como el hurto de la llave de un vehículo igualmente en Beranga.

En Álava y Guipúzcoa se perpetraron robos en bares (uno en grado de tentativa) en Vitoria y Ermua. En Vizcaya se esclareció el hurto de bombonas de butano en el Valle de Trápaga.

Esta operación ha sido desarrollada por el Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Santoña, con el apoyo de efectivos de la Compañía de Santoña, la USECIC y el Grupo de Acción Rápida (GAR).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *