LOS CARROCISTAS CASTREÑOS APRUEBAN LOS CAMBIOS INTRODUCIDOS EN LA GALA FLORAL DE TORRELAVEGA

18:00 Avenida de España, Torrelavega. El presidente, Miguel Ángel Revilla, y la vicepresidenta y consejera de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social, Eva Díaz Tezanos, junto con varios consejeros, asisten a la celebración de la Gala Floral. 20 agosto de 2017 © Raúl Lucio

17 AGOSTO 2018 /

El domingo se celebra en Torrelavega una nueva edición de la Gala Floral. Los carrocistas castreños vuelven a ser los grandes protagonistas, junto a las novedades introducidas por el Ayuntamiento y de las que informábamos ayer. Recordamos que este año se ha decidido establecer dos categorías para diferenciar los carrocistas profesionales de los que no lo son y se les considera asociaciones culturales.

De esta forma, se han contratado seis carrozas a las dos empresas de carrocistas de Castro, Francis-2 y Quintana, que no entrarán dentro de concurso, aunque sí pugnarán entre ellos por un premio honorífico y optarán al mejor vestuario, lo que supone también un cierto aliciente. Por otra parte, se mantiene abierto el concurso para aquellos grupos que se consideran asociaciones culturales. Aquí es donde participan Javier Carrasco, el Grupo Malora y Salazar.

Al respecto de estos cambios y de los preparativos para la fiesta torrelaveguense, hemos hablado en Castro Punto Radio con los carrocistas castreños que, en general, ven con buenos ojos estas modificaciones introducidas.

Para Luis Miguel Quintana, separar en distintas categorías a los grupos que son profesionales de los que no lo son “es buena idea”. Entiende que, de esta forma, “se saca beneficio por parte de todos los que vamos de Castro”. Las empresas lo obtienen porque reciben un pago por el trabajo contratado, y el resto de colectivos “tiene opciones de conseguir premios más elevados” al no tener ya que competir con los profesionales, que cuentan con más medios a su alcance para hacer carrozas más espectaculares. “Hay grupos que el año pasado quedaron sextos y que éste pueden optar a un segundo, por ejemplo, o incluso a ganar”, ha señalado Quintana.

Este carrancista no sabe si este mecanismo se podría aplicar al Coso Blanco, pero lo que sí tiene claro es que, “al menos, se debería tomar nota”. Y es que, el Coso, “para nosotros, es muy deficitario. El año que viene me plantearé si participo y, si lo hago, quizá sea con trabajos más normalitos”.

En Torrelavega “se nos ha dado una opción que nos ha parecido bien y en Castro habría que cambiar algo. Si hay carrocistas a los que se ceden locales municipales, igual a las empresas que ya los tenemos, nos tendría que pagar, por ejemplo, la luz. Algo que nos compense”.

Una de las carrozas que presenta Quintana a la Gala Floral es la que ganó el Coso Blanco ‘Conjuro’. Pese a que la fiesta de Torrelavega exige más color en el papel que la de Castro, “ésta carroza no la voy a tocar salvo algunos pequeños detalles”.

Lleva otros dos trabajos más “todos ellos muy buenos y grandes (entre 12 y 14 metros de largo), con figuras reutilizadas pero muy bien trabajadas y pintadas”.

A Francisco López (Francis-2) también le parece bien la opción decidida por el Ayuntamiento de Torrelavega. “El año pasado hubo un nivel nefasto y han querido tomar medidas, decantándose por esta opción”.

Aun así, “para hacer una valoración definitiva, habrá que esperar al lunes y ver un poco como ha salido todo y como quedan los trabajos acabados en pista”.

Frascis-2 ha desplazado a Torrelavega un grupo de unas 20 personas que trabajan intensamente para que las carrozas estén listas mañana por la tarde cuando, tanto las suyas como las de Quintana, deberán estar expuesta en la Avenida de España para que los ciudadanos las puedan ver.

Dos de sus carrozas son las que participaron en el Coso Blanco, a las que se suma una tercera. Todas ellas, “muy cambiadas porque hemos traído un trabajo acorde al dinero que nos han pagado”.

Al igual que Quintana, no entran en concurso, aunque si pugnarán por un premio honorifico y por el de mejor vestuario. “Una vez en pista, está bonito que haya un poquito de competencia”, ha reconocido López.

José Antonio Salazar, que participa como asociación cultural y, por tanto, entra dentro de concurso, también ha valorado positivamente los cambios introducidos en la Gala Floral. Entiende que “las empresas cuentan con un personal, unos sueldos y una infraestructura y yo, como particular, no podría competir con ellos realmente”.

Además, “estoy dentro de una nave municipal y no puedo usar eso como una empresa. Yo lo tengo para enseñar a hacer carrozas a la gente y colaborar”.

Se presenta con dos trabajos, uno de los cuales participó en el Coso Blanco. “Ahora se le da más color porque es lo que requiere la Gala”. Además, “he podido potenciar un poco más al tener algo más de tiempo”. Su intención es “ir a competir dentro de lo que tengo, porque ya no cuento con tanta gente colaborando”. Ahora bien, “sí tengo mi orgullo y prestigio”.

Javier Carrasco acude también a la Gala Floral, en la que se verá el trabajo que presentó en el Coso Blanco. Sin embargo, “he tenido más tiempo y he superado con creces el potencial. He hecho una figura de un Neptuno descomunal que va a llamar la atención. La carroza pasa de 7 a 14 metros de largo”.

Con ello, está seguro de que conseguirá estar en el podio y confía en que pueda ganar o quedar segundo.

Los cambios introducidos en la Gala le parecen bien porque, “en los últimos años, los grandes premios se los han llevado Francis y Quintana, que son unos monstruos y es imposible competir con ellos. En este caso, van a beneficiarnos a los menos pudientes y nos van a ofrecer la posibilidad deoptar, al menos una vez en la vida, a ganar una Gala Floral”.

Aun así, Carrasco ha reconocido que, por otra parte, estas modificaciones “limitan un poco tu trabajo en el sentido de que es bonito conseguir un segundo premio cuando estás con todos”.

Por último, hemos hablado con José Arozamena, del Grupo Malora, que presenta a la Gala las dos carrozas que participaron en el Coso Blanco. Con estos trabajos “vamos a intentar ganar y la gente está muy ilusionada”.

Sobre los cambios en el concurso, ha dicho que le parecen bien porque “tienes más opciones de ganar al no estar los dos gallos”. Ahora bien, considera que aún se podrían hacer algunas cosas mejor. Se ha referido, en concreto, al hecho de que “entre los que no somos profesionales, no es lo mismo traer hasta aquí una carroza de seis metros que una de 14 como la nuestra. Hemos tenido que venir con tres camiones y las dietas que paga el Ayuntamiento de Torrelavega se quedan muy justas”.

Por otra parte, a la hora de marcharse una vez acabada la Gala, a diferencia de los profesionales, “nosotros tendremos que tirar la mitad de las piezas porque en Castro no tenemos donde meterlas. Por tanto, luego no podemos aprovechar cosas”.

En la imagen, el grupo de Francis-2 celebrando el primer premio conseguido en la Gala Floral 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *