LOS DESTROZOS DEL TEMPORAL, EL SOCAVÓN DE SANTA MARÍA Y EL CARGADERO DE DÍCIDO, ALGUNOS DE LOS ASUNTOS TRATADOS ENTRE EL ALCALDE Y COSTAS

Socavon Santa Maria 15-febr (1)

15 FEBRERO 2016 /

Como ya informamos, el alcalde, Ángel Díaz-Munío, se trasladaba el pasado viernes a Santander para mantener un encuentro con los responsables de Costas. Sobre la mesa varios asuntos que afectan al municipio, entre ellos, los desperfectos ocasionados por el últimos temporal de mar. El alcalde llevó consigo un informe de daños elaborado por los técnicos municipales y “quedamos en que habrá que tomar medidas y ver cómo afrontamos todo eso”, ha señalado Díaz-Munío en Castro Punto Radio.

Durante el encuentro, “repasamos los daños originados en las infraestructuras de Castro y quedamos en que, como tienen previsto venir el próximo miércoles, repasaremos todas estas cosas y trataremos de buscar los recursos necesarios, sin prejuzgar la parte que tendrá que aportar cada una de las administraciones”.

El alcalde trasladó a los responsables de Costas la eficacia en el último temporal de los botaolas colocados en algunas zonas del paseo de Brazomar, “algo de lo que ya eran conscientes” y, por tanto, “hay que seguir con esta obra. Me dijeron que iban a reparar de forma inminente la balaustrada que se hubiera estropeado en el paseo, pero que para la prolongación de ese refuerzo necesitarían un presupuesto mayor que vendría cuando pudieran tener los recursos por parte del Ministerio correspondiente”. En cualquier caso, “es algo que tendrán que hacer”.

Como también habrá que actuar sobre los daños del talud que hay en la desembocadura del río Brazomar. Como ha explicado el alcalde, “la mar se está llevando el paseo y amenaza con entrar en la zona ajardinada del parque de Cotolino. En su momento Costas hizo una escollera que tampoco terminó. Llevé a Santander unas fotos y ahí tendrán que actuar también ellos”.

Dónde sigue sin estar claro qué administración actuará es en la zona del socavón abierto en el entorno de Santa María (en la imagen) porque “seguimos en la misma tesitura de que no se quién lo va a hacer pero hay que hacerlo y, además sería deseable que de una forma definitiva”. Esto implica un desembolso económico “de una dimensión superior a la que pudiera afrontar el Ayuntamiento. Eso lo saben en Costas y espero que podamos, o compartir el gasto o que lo hagan ellos enteramente porque nosotros vamos a poder aportar muy poco”.

La línea divisoria en este asunto “es la interpretación de la Ley”, como ha dicho el alcalde. “En Costas me dicen que los daños han sido a una infraestructura municipal y urbana. Costas no debería aceptar el mantenimiento de esta zona porque no está relacionada con la costa y el mar. Desde ese punto de vista seria una responsabilizad municipal”.

Ahora bien, la posibilidad de que sea considerada como responsabilidad de Costas “es que sea consecuencia de unos oleajes extraordinarios y que volvamos a aplicar el concepto de temporal o medidas extraordinarias. Por tanto, no se trata de ver hasta dónde llega cada uno, sino intentar entre todos resolver el problema porque jurídicamente seguramente nos ganarían. La ley seguro que proteja más a Costas que al Ayuntamiento. Es una calzada, un terreno urbano y, por tanto, responsabilidad nuestra”.

Para terminar, Díaz Munío planteó ante Costas la situación del cargadero de mineral de Dícido con el fin de “dar un empujón al asunto”. El próximo miércoles “haremos una visita a la zona, si da tiempo, para ver cómo afrontamos este tema para impedir, entre todos, que el deterioro vaya a más”.

El desembolso que habría que hacer “sobrepasa mucho el presupuesto que pudiera tener el Ayuntamiento, aunque en esto está involucrado Costas y Cultura. Lo que el alcalde ha planteado es que “queremos, por nuestra parte, poner todo lo necesario para que un día no se nos pueda reprochar que el cargadero se ha destruido o se lo ha llevado la mar porque nosotros no hayamos hecho todo lo que esté en nuestras manos”.

Imagen de esta misma mañana del socavón de las inmediaciones de Santa María.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *