LOS PROFESORES DEL COLEGIO SANTA CATALINA TAMBIÉN ELIMINAN LAS ACTIVIDADES EXTRAESCOLARES PARA PRESIONAR A LA CONSEJERÍA

26 OCTUBRE 2018 /

Al igual que hicieran los profesores del colegio Riomar, el claustro del centro Santa Catalina ha hecho llegar un escrito a los padres de los alumnos en el que informa que ha tomado la decisión de suspender, durante el curso 2018-19, “todas las actividades extraescolares, que son aquellas que se realizan fuera del horario escolar (viajes de fin de curso y excursiones de todo el día), pero sí se realizarán aquellas actividades y salidas que estén programadas dentro del horario escolar”. Es decir, al contrario que en Riomar, en este centro sí se mantienen las complementarias.

Del mismo modo, “queda suspendida la celebración de las actividades del centro”, y se refieren los profesores del Santa Catalina a “Halloween, Festival de Navidad, Carnaval, fiesta de fin de curso, Semana Cultural, Día de la Mujer, Día de la Violencia de Género, Día del Libro, Día de la Paz, Saint Patrick…, aunque sus contenidos se trabajarán a nivel de aula”. Los maestros sí dicen que realizarán, “con la asistencia de las familias, las graduaciones de cinco años y de sexto de Primaria”.

En el escrito remitido a los padres, los profesores manifiestan “su malestar ante las últimas actuaciones de la Consejería de Educación con respecto al calendario escolar. Desgraciadamente, este descontento se suma a la desilusión latente, desde hace mucho tiempo, causada por las condiciones en las que desempeñamos nuestra labor”. Hablan de “largos plazos de espera para cubrir sustituciones, elevada tasa de interinidad entre el profesorado y retraso en el comienzo del Programa de Refuerzo, Orientación y Apoyo (PROA)”.

Dejan claro que “la modificación del calendario no varía nuestras horas de trabajo, puesto que éstas son fijadas por la Consejería y acatadas por los docentes”. Sin embargo, “con la nueva medida sí se ha visto mermado el tiempo de planificación y reflexión, necesario cada curso, para ofrecer una formación integral a nuestros alumnos”.

Ante esta situación, los profesores “consideramos que no se están valorando las actividades complementarias y extraescolares como trabajo lectivo, primando desde la Consejería una visión instructiva frente a una pedagógica”. Con todo esto, “estamos entrando en una deriva de empobrecimiento de la calidad educativa y de nuestra labor docente”.

Los maestros defienden que “el alumnado requiere horarios que respeten sus necesidades de adaptación y cansancio y deben ser beneficiarios de un trabajo docente meditado, planificado y sin improvisaciones. Igualmente, necesitan tutores de referencia que acompañen y guíen su aprendizaje de manera continua y con el derecho a disfrutar de todos los recursos a su alcance”.

Insisten en que “cumplimos una función educativa, no meramente asistencial, y dotamos al alumnado de experiencias educativas transversales que enriquecen el currículum, pero también necesitamos formar parte de un sistema educativo que funcione y nos valore para realizar nuestro trabajo con éxito”.

Finaliza el escrito del claustro señalando que “lamentamos la situación y esperamos que la Consejería reconsidere las últimas decisiones y demás problemas anteriormente citados, ante lo cual, retomaríamos las actividades suspendidas con el entusiasmo y la profesionalidad demostrada hasta el momento”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *