LOS PROTAGONISTAS DE LA PASIÓN VIVIENTE HACEN BALANCE EN CASTRO PUNTO RADIO DE LA REPRESENTACIÓN DEL PASADO VIERNES

2 ABRIL 2018 /

Tres días después de la Pasión Viviente hemos hecho balance de la representación en Castro Punto Radio con algunos de los protagonistas de la edición de este año 2018.

Fran Álvarez, que se puso en la piel de Jesús de Nazaret, sigue recuperándose poco a poco de las heridas ocasionadas por los latigazos. Una situación “que hay que pasar y todos lo sabemos. Estoy un poco dolorido, pero lo estoy llevando bien”, ha dicho.

Es consciente de que la recuperación “va a llevar un tiempo, pero poco a poco”. Como ha señalado, se encontró “muy cómodo por todo el recorrido con los flageladores, que me iban preguntando qué tal si me veían un gesto un poco mal. Les agradezco cómo se han portado conmigo”.

Ha tenido también una mención especial para su compañero Asier Anguio, que también representó en su día el papel de Cristo. “Le agradezco muchísimo que estuvo todo el recorrido a mi lado dándome ánimos y apoyo”.

Además de los encuentros con María y Cirineo, papeles interpretados por sus padres, para Fran fue un momento duro el de la flagelación en el bolo, que no se ensaya previamente. “Lo pasé mal y no veía el momento de que acabara, aunque es algo que ya sabes que va a pasar. Son los primeros latigazos que recibes en la representación y venía de pasar un poco de frío en el juicio de Herodes”.

La primera reacción de Fran al terminar la representación, antes de la escena de la resurrección, “fue apoyarme contra un muro y echarme a llorar. Fue un cúmulo de sensaciones porque venía de una escena en la que me tenía que hacer el muerto en los brazos de mi madre y hay que aguantar las ganas de llorar”.

Su madre, Yolanda Santos está “más tranquila” ahora que ha pasado la representación. Ha señalado que, “dentro de lo que cabe, lo llevé bastante bien”. La compañía que tuvo durante el recorrido la ayudó en este sentido, aunque en el encuentro con María “lo pasé realmente mal”. Cree que “no dije ni una palabra de lo que tenía que decir y más bien balbuceé. Cuando mi hijo abrió la boca y le vi los dientes con la sangre y demás me vine un poco abajo”.

El padre de Fran, José Antonio Álvarez, representó a Cirinero, el campesino que en un momento del recorrido carga con el madero del Cristo dándole un descanso. Una escena emotiva y en la que, como ha señalado, pasó muchos nervios. Por lo demás, ha valorado “el increíble esfuerzo que realizan los chavales que se ponen en la piel de Jesús de Nazaret porque ese madero pesa mucho y se clava en el cuello. Sabía que tenía que hacerlo por mi hijo, pero sufrí mucho y hubo momentos en los que pensé que no podía más y que iba a tener que tirar la toalla”.

Aguantó estoicamente hasta La Atalaya y estos días está sufriendo las consecuencias. “Ayer fue cuando más me dolieron la espalda y el cuello”. Ha desvelado, además, que “hace dos semanas me dio la ciática y aún estoy recuperándome”. Una situación que “creo que Fran no sabía”.

El coordinador de la Pasión, Chechu Arozamena, ha hecho un balance muy positivo de la representación, “quitando cuatro fallitos un poco comprometidos que casi sólo vi yo”. Ahora toca ya “pensar en el próximo año y volver a trabajar”.

Todo lo que han recibido estos protagonistas han sido felicitaciones y agradecimientos, lo que para Fran es “un orgullo”.

Guadalupe Beascoechea ha agradecido la colaboración de todos los establecimientos que aportan su granito de arena en el sector de la hostelería, supermercado, peluquería o maquillaje entre otros. También ha dado las gracias ” a todo el equipo de la Pasión Viviente” por su estupendo trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *