LOS VECINOS DE ALLENDELAGUA NO TIENEN INTENCIÓN, DE MOMENTO, DE ABONAR UN SÓLO EURO EN EL PROCESO DE REGULARIZACIÓN DEL CEMENTERIO

22 ENERO 2018 /

La indignación entre los vecinos del barrio de Allendelagua aumenta día tras días debido al proceso de regularización que el nuevo párroco, Antonio Arribas, ha emprendido en el cementerio y en base al cual deben titular cada nicho y abonar para ello 60 euros, 50 de los cuales van a la Parroquia y 10 al Obispado en concepto de derechos de secretaría.

Los vecinos se sienten engañados y no entienden el porqué de este proceso cuando defienden que fueron sus familias las que, en su momento, pagaron la construcción de las sepulturas y la compra del terreno sobre el que se asientan a través de un documento de compra-venta firmado por el entonces párroco y con sello de la Parroquia de San Marcos de Allendelagua.

Tras la entrevista que Arribas concedió a Castro Punto Radio, varios de los afectados por esta situación se han reunido y han trasladado su disconformidad con las declaraciones del párroco. El portavoz de estos vecinos, Jesús Landa, ha trasladado hoy en esta emisora que “la gente está indignada porque era un dinero considerable el que se pagó en los años 60 por el terreno (entre 400 y 1.200 pesetas por parcelas de entre 3 y 6 metros cuadrados) para después costear la construcción de la sepultura y que ahora te digan que no es tuyo”.

La principal sorpresa entre los vecinos, como ha señalado Landa, es que “lo que creían que era suyo, de la noche a la mañana les dicen que no”, pese a que “hubo de por medio firma de papeles de compra-venta con sello de la Parroquia San Marcos de Allendelagua”. Ahora “el actual párroco dice que esos documentos no valen porque no tienen sello del Obispado. Resulta que cuando se amplió el cementerio hubo familias, entre ellas la mía, que cedieron terreno. Aquellos documentos de cesión tenía sello de la Parroquia y ¿en ese caso sí vale?”, se ha preguntado Landa.

Defiende que si algo se hizo mal en el momento de la compra-venta de las parcelas, “serán ellos los que tendrán que subsanarlo y serán los responsables, pero no nosotros pagando. Han pasado muchos años desde aquello y se dan cuenta ahora de que estaba mal. Qué casualidad”.

De momento, la idea que tienes estos afectados es no abonar cantidad alguna “y a ver qué va sucediendo” porque no entienden en concepto de qué deben pagar esos 60 euros por nicho, cantidad que deberán volver a pagar cuando fallezca la persona a la que pongan como titular de esa sepultura. “He revisado la normativa de cementerios y no aparece cantidad económica alguna. Entiendo que, entonces, la que se ha puesto es a criterio de Arribas. Creo que lo que busca es la financiación de la Parroquia, que no tiene dinero. Hoy en día va menos gente a misa y el cepillo da para lo que da. Qué mejor forma de financiar la parroquia que con el cementerio y, por tanto, los vecinos”.

Reiteran que no entienden esta situación ni este pago teniendo en cuenta, además, que a todo lo anterior se añade el hecho de que “la Parroquia no se encarga del mantenimiento del cementerio. Se realiza por parte de los vecinos que hace unos años también pagaron de su bolsillo el cerramiento con vallado que se hizo. ¿A santo de qué viene ahora a pedirnos dinero?”.

Este vecino ha explicado cómo “en la década de los 60 se empezaron a construir los nichos de forma particular, corriendo los vecinos con los gastos tras comprar el terreno. Años después, se hizo una ampliación del Camposanto y el entonces párroco vendió todas las parcelas que quedaban libres. En una época más reciente, hace 10 o 15 años, varios vecinos cedieron terrenos a la Parroquia que, en ese caso, se encargaba de construir los nichos. Ahora todos tenemos que pagar”.

Landa ha asegurado que entre los afectados hay malestar también por el hecho de que “muchos se enteraron de esta situación cuando escucharon la entrevista del párroco”. Y es que, Antonio Arribas, “entregó un papel informativo en la iglesia y el cementerio el día de Todos los Santos y no todo el mundo implicado estaba allí justo ese día”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *