EL GOBIERNO REGIONAL PLANTEA UNA REFORMA FISCAL PARA 2018 QUE PRETENDE SUBIR EL IMPUESTO A LAS HERENCIAS DE MÁS DE 60.000 EUROS

8 NOVIEMBRE 2017 /

El Gobierno cántabro pondrá en marcha el año que viene una reforma fiscal con modificaciones de impuestos que afectarán a casi todos los tributos cedidos por el Estado, con especial repercusión en los de Sucesiones y Patrimonio, además de un incremento del 1,5% en las tasas públicas.

Al respecto de este asunto hemos hablado en Castro Punto Radio con la diputada de Podemos, la castreña Verónica Ordóñez, que ha criticado el hecho de que “lo único que sabemos sobre este tema es lo que han publicado los medios de comunicación, sin que desde el Ejecutivo regional se nos haya llamado a debatir previamente un asunto de este calado”.

Entre los cambios que plantea la reforma destaca la subida del Impuesto de Sucesiones para las bases imponibles más altas. Hasta ahora, cualquier herencia entre padres o hijos o entre primera línea de consanguinidad estaba bonificada al 99%. Es decir, casi inexistente. A partir del año que viene, esa reducción será menor (del 95%) entre los 60.000 y los 200.000 euros de base imponible. Desde esa cifra, se deducirá todavía menos (un 90%). Por contra, los tramos más bajos, los de menos de 60.000 euros, pasarán de una bonificación del 99% al 100%.

Es éste uno de los puntos que a Podemos les genera dudas que han intentado resolver desde ayer sin éxito. Y es que, “no sabemos aún si la vivienda va a quedar exenta, porque no es lo mismo hablar de herencia líquida, a que la vivienda esté incluida a partir de los 60.000 euros”, teniendo en cuenta que es fácil que el valor de un piso supere esa cantidad. Desde Podemos mantienen que “el impuesto debe ser muy alto para las herencias grandes”, pero defienden que “no debe castigar a las personas que tengan problemas para recibirla”.

La diputada ha insistido en la falta de aclaraciones sobre este asunto y acerca también del mantenimiento de las bonificaciones en las donaciones inmobiliarias que plantea la propuesta del Gobierno de Cantabria. Esto es, por ejemplo, que cuando un padre quiere regalar una vivienda a su hijo, la reducción del impuesto es del 99%, hasta los 200.000 euros, siempre que la casa se utilice como residencia habitual y la renta familiar sea inferior a cuatro veces el salario mínimo, entre otras condiciones.

“Hay que ver todo este tipo de salvedades para saber a quiénes va a afectar, en qué condiciones y, sobre todo, cuál es la aportación que se espera que suponga esto para el Presupuesto”. Y es que, “es algo que, en principio, puede ser lesivo para las personas y las familias, y puede no suponer un montante de una envergadura suficiente”. Así lo ha dicho Ordóñez, que ha reprochado que “no nos digan a qué van a destinar ese dinero, que va a ser el resultado de un esfuerzo más de los ciudadanos”.

Al mismo tiempo, cree que habría que hacer “una especie de estudio para ver en qué zonas de Cantabria tenemos viviendas con esos valores y cuál es la renta media de las personas que viven ahí. Porque es muy distinto poder asumir, con la renta media que tiene Castro por ejemplo, una vivienda de 200.000 euros a lo que igual se puede esperar en otros municipios donde los ingresos medios son más bajos”. Todo esto, “requiere de un informe serio y sentarnos a que el Gobierno nos explique de dónde sale esta determinación y cuáles son las cifras, las condiciones sociopolíticas que les llevan a sacar esta propuesta adelante y a quién tienen pensado que afecta y por qué”.

Insiste la diputada de Podemos en que “cuando se hace una propuesta de este tipo, no sólo se tiene que ver lo que se ingresa, sino a quién afecta y por qué ésta es la mejor medida que se contempla para generar ingresos. No podemos seguir usando el tema de los impuestos y tasas como una forma de recaudar ese dinero que no estamos siendo capaces de conseguir a través de la generación de empleo”.

Con este telón de fondo, desde el Gobierno de Cantabria “nos dicen lo de siempre: que cuando los Prepuestos lleguen al Parlamento ya se hablará y negociará”. Algo que para Ordóñez no tiene sentido “cuando ya están presentado un propuesta en firme y cuando, aún más grave, sabemos que los presupuestos van a ser aprobado por el diputado tránsfuga”, en alusión al exintegrante de Ciudadanos Juan Ramón Carrancio.

Podemos tiene claro que “si no tuvieran el apoyo de Carrancio, jamás se les hubiera ocurrido hacer una propuesta de este calado sin negociar. Si no tuvieran garantía de que la van a aprobar, no la hubieran hecho y menos sin acompañarla de un informe económico, fiscal y financiero de envergadura para poder convencer al resto de grupos”.

La reforma fiscal del Gobierno contempla también un aumento, desde los 8.000 hasta los 25.000 euros, de la reducción de la que disfrutan los parientes colaterales de segundo grado, es decir, los hermanos.

Por primera vez desde que Cantabria tiene competencias sobre las donaciones, el Gobierno entrará a fondo a regular los tipos de gravamen para cónyuges, descendientes adoptados y tutores legales, con un tipo del 6% para las menores de 50.000 euros; del 10% hasta los 100.000 euros; del 20% hasta los 400.000; y del 30% por encima de esa cantidad.

También crece el impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos, que pasa del 8 al 10% y el de bienes e inmueble, que crece al 8%.

Muchas de las subidas contempladas hablan, según Podemos, de “una necesidad de recaudar un dinero que el Gobierno no está consiguiendo a través de la actividad económica. La única cuestión que se les ocurre es subir las tasas impositivas”.

Imagen de la diputada de Podemos, Verónica Ordóñez, en el Parlamento de Cantabria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *