SE REACTIVA EL PROYECTO DE LA CENTRAL HIDROELÉCTRICA REVERSIBLE EN MIOÑO, QUE SUPONDRÁ UNA INVERSIÓN DE 28 MILLONES Y 200 PUESTOS DE TRABAJO

7 ENERO 2019 /

Tras el visto bueno dado por la Junta Vecinal de Mioño, y posterior ratificación del pleno del Ayuntamiento de Castro Urdiales, el Gobierno de Cantabria aprobaba en 2012 la declaración de interés regional del desarrollo mediante PSIR del proyecto de Central Hidroeléctrica reversible de agua marina de la Mina Las Caleras, en Castro Urdiales, promovido por ‘Hidrocaleras’.

Una central de almacenamiento y producción de energía usando agua de mar, a ubicar en terrenos de la Junta Vecinal de Mioño. En 2014 el Ejecutivo regional resolvía aprobar el Documento de Referencia para la evaluación ambiental del PSIR.

Desde entonces, poco más se había sabido al respecto de este proyecto hasta que el pasado mes de noviembre se creaba un consorcio de empresas privadas e instituciones públicas para impulsar la central de Hidrocaleras en Mioño. Un consorcio conformado por COBRA Infraestructuras Hidráulicas, el Instituto de Hidráulica Ambiental, la Universidad de Cantabria, CSM (centro tecnológico italiano perteneciente a la Sociedad Rina), el Centro Tecnológico CTC, la compañía finlandesa de ingeniería y consultoría POYRY, INDAR (perteneciente al grupo vasco Ingeteam),la británica Highview Power, el Banco Santander y la propia Hidrocaleras (promotora del proyecto) .

Como ha señalado en declaraciones a Castro Punto Radio la presidenta de la Junta Vecinal de Mioño, Susana Herrán, “se trata de un proyecto muy ambicioso con una inversión de 28 millones de euros, y que tendrá gran repercusión para el municipio”. Y es que, “va a suponer una gran apuesta por la implantación de fuentes de energía renovables pero, además, va a crear muchos puestos de trabajo. Los promotores calculan que en torno a 200 directos”.

La tramitación administrativa para poner en marcha una central de estas características “es larga y extensa”. Según ha comunicado la empresa a la Junta Vecinal, “en dos años, como mucho, estará todo preparado para poder poner en marcha la central”.

Herrán ha explicado que el proyecto “se basa en la trasformación del modelo energético apostando por las renovables. En ese caso, se utilizará el agua del mar a recoger en la zona de la playa de Dícido y, mediante unas turbinas se bombeará por una canalización subterránea hasta una especie de lago que estará ubicado en la mina Anita, en la zona de Campoezquerra”. Aunque la alcaldesa de Mioño ha afirmado que la recogida de agua sería en Dícido, los planos que le entregó la empresa indican que se haría en Ontón, junto a Derivados del Flúor.

Con esta tecnología, “se acumula esa energía y luego puede ser distribuida a demanda según las necesidades que se tengan en cada momento”.

Según Herrán, “la mayor parte de los terrenos sobre los que se construirá esta central son de la Junta Vecinal de Mioño”. No obstante, “aún no sabemos los límites exactos de paso del proyecto. Eso será un trámite posterior en el que nos informarán sobre los terrenos que van a necesitar expropiar y, en caso de que ocupe alguna parcela de otras juntas o de particulares, la empresa se tendrá que poner en contacto con ellos”.

Herrán ha dejado claro que la central “no va a tener un gran impacto ambiental ni visual porque la mayoría de sus elementos van de forma subterránea y en la mina Anita solo se vería como una especie de lago de agua de mar”.

En las imágenes, la antigua mina en la que estaría ubicado el lago de almacenamiento de agua marina y los planos del proyecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *