SEO-BIRDLIFE: “ES IMPORTANTE INFORMAR A LOS GANADEROS SOBRE DÓNDE PUEDEN DEPOSITAR ANIMALES MUERTOS PARA ALIMENTAR AVES NECRÓFAGAS”

3 MAYO 2018 /

El Gobierno regional publicaba, hace algo más de un año, la orden que especifica las zonas autorizadas para la alimentación de la fauna silvestre necrófaga con cadáveres animales pertenecientes a explotaciones ganaderas. Un documento que regula dónde y bajo qué circunstancias se pueden depositar las cabezas de ganado muertas para que este tipo de aves se alimenten.

No obstante, no es obligatorio para los ganaderos el depósito en estos lugares y tienen la opción de ponerse en contacto con el seguro para el traslado del animal muerto y su posterior incineración.

Parece ser que ésta está siendo la opción más elegida y, por tanto, un año después de su puesta en marcha, la normativa no está surtiendo el efecto deseado. Así lo ha señalado en Castro Punto Radio el responsable de SEO-BirdLife en Cantabria, Felipe González, que ha especificado que “la norma es suficiente, pero creo que el procedimiento aún no se conoce bien entre los ganaderos y no se aplica en toda su extensión. Llevan 15 años acostumbrados a tener que llamar a Tragsa cuando se muere un animal y perder esa costumbre cuesta”. Por eso, entiende que “lo que hay que hacer es mejorar la comunicación e insistir con los ganaderos y las juntas vecinales para que sepan que existe esa posibilidad de depositar los cadáveres en las zonas habilitadas al efecto”.

La ausencia de animales muertos y, por tanto, la escasez de comida para estas aves necrófagas, ha ocasionado algunos ataques a ganado vivo, aunque “se trata de excepciones que ocurren de manera esporádica”, ha dejado claro González.

Coinciden habitualmente con esta época del año en la que “los buitres están sacando adelante a sus polluelos. También, en ocasiones, coincide una meteorología de muchos días de cielos cubiertos y no pueden hacer grandes desplazamientos en busca de carroña. Por otro lado, el ganado que sube al monte aún no lo ha hecho y sigue habiendo esa escasez de alimentos”.

En el caso de nuestra zona, “los macizos de Liendo y Candida están protegidos para estas aves y, por consiguiente, son zonas habilitadas para depositar animales muertos. Es ahí donde hay que favorecer que se dejen los cadáveres. Igual hay que hacer más campañas de sensibilización o divulgación entre los ganaderos”.

Según González, “en la buitrera de Sonabia, ahora mismo, puede hacer unas 90-100 parejas, lo que supone unos 250 ejemplares”. Es una zona ésta en la que “no se producen muchos ataques a animales vivos porque hay buenas poblaciones de cabras, que son una fuente importante de bajas para los buitres”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *