TRAS EL ATROPELLO A UN PERRO EN EL VIAL DE SERVICIOS DEL PARQUE AMESTOY, HABLAMOS CON EL JEFE DE LA POLICÍA LOCAL

5 SEPTIEMBRE 2017 /

El pasado sábado, en torno a las 23:00 horas, un coche accedía, a gran velocidad, al vial de servicios que atraviesa el parque Amestoy, y a la altura de la gasolinera para barcos atropellaba a un perro, que resultó herido.

Ofrecemos una imagen posterior a un suceso que ha vuelto a poner sobre la mesa el debate de si es necesario reforzar el control de la zona y los mecanismos para evitar que vehículos no autorizados crucen por ahí. Al respecto de este asunto hemos hablado en Castro Punto Radio con el subinspector jefe de la Policía Local, Domingo Lázaro García.

Entiende que esos acceso irregulares “no son frecuentes y sólo se dan casos puntuales”. Ha dejado claro, no obstante, que ese vial “está restringido a un número de usuarios muy limitado, que son los que dan servicio al puerto o para labores de emergencias”.

El jefe de la Policía ha defendido que “la zona está perfectamente señalizada y en el cruce de entrada a ese vial hay una señal claramente visible que indica que está prohibido el tráfico de todo tipo de vehículos. Hay otra en color azul que deja claro que es zona peatonal y de juegos infantiles, con lo que es difícil no verlo”.

Por tanto, “poco más se puede hacer para reforzar esa señalización” al margen de restituir un bolardo móvil que impedía físicamente el acceso a esa zona y que se retiró antes de las fiestas. “Ha coincido que estaba estropeado y ha habido eventos constantes durante las fiestas. Estamos pendientes de que se vuelva a colocar, pero se trata sólo de un refuerzo y una barrera física para impedir que se pase por una zona que está perfectamente señalizada”.

Aun así, el subinspector considera que “urge, en cierto modo, restablecer ese bolardo y seguimos manteniendo el criterio de que es necesario”. Eso se ha trasladado al departamento de Obras que “tiene su plan de trabajo y lo colocará cuando sea posible”.

En relación al suceso del sábado por la noche, la Policía tuvo constancia del mismo pero “no debió ser de gravedad, ya que cuando llegó la patrulla no estaba en la zona ninguno de los implicados y nadie ha reclamado nada”.

Para terminar con este asunto, ha incidido en que el acceso a una zona prohibida acarrea una sanción de 200 euros que, si se abona en un plazo inferior a 20 días de forma voluntaria, se queda en 100.

Al margen de este tema y a la espera de que se realice una valoración definitiva y con datos de cómo ha ido el verano y de cómo ha funcionado el Plan Especial de Seguridad que se pone en marcha en época estival, la impresión de García es que “el balance es bastante positivo en cuanto a incidentes y actos vandálicos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *