UNO DE LOS ARQUEÓLOGOS AL FRENTE DEL ESTUDIO SOBRE LA MURALLA MEDIEVAL DE LA ZONA DE SANTA MARÍA, DETALLA EL TRABAJO QUE SE VA A REALIZAR

Muralla Santa María

19 MAYO 2017 /

La concejala de Turismo, Patricia Camino, informaba hace más de un mes que el Ayuntamiento había encargado la redacción de un estudio para recuperar los restos del denominado Palacio del Rey y el tramo de la muralla medieval, que se encuentra en el cerro de Santa María, en la zona oeste de la iglesia.

Uno de los arqueólogos al frente de este estudio es Javier Marcos, con el hemos hablado en Castro Punto Radio. Como ha señalado, “el compromiso actual es la redacción del proyecto, junto con los técnicos del Ayuntamiento, aportando nosotros una caracterización del muro que actualmente se mantiene en pie”. Unos restos en los que, “ya a simple vista, se reconocen muchos elementos defensivos de la muralla y parece ser, aunque hay que demostrarlo, que tiene dos fases, siendo una de ellas más antigua. Se aprecian almenas y sistemas de fortificación”.

Lo que los arqueólogos van a llevar a cabo es “una caracterización, inventariando todos los elementos, un levantamiento topográfico y una fotogrametría, que te da las georeferencias de todas las estructuras murarias”.

El foco del estudio se centrará en esos 40 metros que quedan de muralla pero, al mismo tiempo, “todo el recorrido del cierre de la muralla que englobaba la antigua villa de Castro Urdiales se conoce más o menos”, por lo que, “parte del proyecto que queremos desarrollar es recuperar esa memoria y los sitios por donde discurría el muro”.

Javier Marcos fue uno de los arqueólogos presentes cuando se realizaron las excavaciones necesarias para reparar la girola de Santa María. Ha recordado cómo, entonces, se halló un cementerio medieval excavado en roca caliza, con tres tumbas de las cuales sólo una estaba intacta y no había restos humanos.

Del mismo modo, se encontraron tres jarritos a modo de incensario llenos de cenizas y carbones. Son del siglo XII, aproximadamente, y se encuentran expuestos en el Museo de Arqueología de Cantabria. “Están ubicados en un sitio privilegiado, con una vitrina para ellos y destacando bastante porque, para la arqueología medieval de Cantabria, ha sido un hallazgo singular”.

Dentro del estudio que se va a realizar de la muralla, “queremos saber la cronología exacta de esos jarros, relacionarlos con los muertos y estudiar qué son exactamente esos carbones que hay en el interior”.

En cualquier caso, “vamos a empezar por la muralla y, según vayamos avanzando, se hará entrega de un informe final al Ayuntamiento”. Marcos no ha podido establecer un plazo para ello porque “estos procesos son un poco largos ya que, entre otras cosas, exigen de la utilización de laboratorios externos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *