UNO DE LOS ARQUEÓLOGOS AL FRENTE DE LOS TALLERES EN LOS COLEGIOS CASTREÑOS DA DETALLES SOBRE LA INICIATIVA

12 MARZO 2018 /

Como ya hemos informado, dos arqueólogos han comenzado una serie de talleres de arqueología en los centros escolares de Castro. Una iniciativa del Ayuntamiento, en colaboración con la Consejería de Educación y Cultura, y que comenzó en el colegio Riomar.

Con Javier Marcos, uno de los arqueólogos al frente de estos talleres, hemos hablado hoy en Castro Punto Radio. Como ha detallado, “era algo que ya habíamos hecho en otros centros de Cantabria y que hemos comenzado en Castro, a propuesta del Consistorio”. Bajo el título ‘arqueólogo por un día’, el objetivo de esta iniciativa es “es llevar a las aulas un simulacro de excavación”. Una experiencia que, según ha dicho Marcos, “está siendo muy gratificante por nuestra parte porque la arqueología despierta pasión entre los escolares y estamos bastante contentos de su respuesta”.

El taller tiene dos partes. En una primera se hace una introducción a la arqueología de forma experimental y práctica. “Los alumnos hacen una excavación en unos cajones en los que hay réplicas de piezas escondidas. Se realiza por equipos, se les enseña cómo deben actuar y, después, rellenan un ficha con las características del hallazgo”.

La segunda parte se centra más en el motivo por el que el Ayuntamiento decidió impulsar esta iniciativa y que tiene que ver con el descubrimiento, durante las obras de la girola de Santa María, de una tumba “en la que aparecieron unos jarritos ajenos a las ceremonias fúnebres medievales”. Con esta información de fondo, “en los talleres hacemos una sepultura en el aula con la tipología de losas que se usaban. Entran a jugar sonidos, olores y es un acercamiento al cómo podría ser el ritual funerario medieval, pero todo teatralizado. Son los propios niños los que construyen y hacen la ceremonia. Se lo pasan muy bien y nosotros también”.

Según Marcos, el perfil más adecuado para este tipo de actividad es el de niños de sexto de Primaria, aunque en Riomar lo hicieron con alumnos de quinto. “Algún colegio nos ha dicho también que tienen intención de proponerlo para otros cursos”. Por tanto, “se va adaptando a cada nivel y la complejidad se va aligerando si son más pequeños, rebajando quizá un poco los contenidos y yendo más a la práctica”.

RECUPERACIÓN DE LA MURALLA MEDIEVAL

Al margen de este asunto y sobre la recuperación de los restos de muralla medieval que se conservan en Castro, junto a la iglesia de Santa María, y en la que están trabajando Marcos y Lino Mantecón, ha detallado cómo “hace unos meses empezábamos el estudio de caracterización de los restos y, recientemente el Ayuntamiento ha encargado a la arquitecta Macarena Gutiérrez la elaboración del proyecto de reparación”.

Ha calificado esta iniciativa municipal de “muy acertada”, recordando que fue idea de la concejala fallecida Patricia Camino. “Es un resto que está olvidado y es de alabar que se rescate algo del pasado de Castro. La gente deambula por delante y cree que es una tapia. Tras el reconocimiento que hemos hecho, tiene almenas y elementos de fortificación, es decir, que estamos ante los posibles restos de un muro del siglo XIII y que, gracias a esta intervención, va a poder ser disfrutado por todos, incrementando, aún más si cabe, todo el valor que tiene el cerro de Santa María”, ha destacado Marcos.

El tratamiento que se quiere dar a esta muralla “es, en principio, muy sencillo porque no es una obra complicada. Es un trabajo de oficio de albañil, pero con criterios de restauración. Se va a poder recuperar un elemento patrimonial de primer orden”.

Está en proceso de elaboración el proyecto pero, este arqueólogo ha dejado claro que “aún será largo” porque “ese proyecto se tendrá que presentar a la Consejería de Cultura para que dé el visto bueno. Para el inicio de la obra aún queda porque hay muchos trámites”.

Por lo demás, ha recordado que “se está estudiando el contexto arqueológico de los jarritos hallados en Santa María” y que se mantienen expuesto en el Museo de Arqueología de Cantabria. “Se han mandado una dataciones a un laboratorio de Estados Unidos de carbono 14, una médico forense está estudiando los dos restos óseos que estaban en la tumba y también se están realizando analíticas del contenido de los jarritos”.

Imagen del taller realizado en el colegio Riomar y de la muralla medieval de la zona de Santa María.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *