EL ALCALDE ASEGURA QUE LAS NECESIDADES DE LA POLICÍA, TRAS EL CAMBIO EN VARIAS LEYES, YA ESTÁN CUBIERTAS. ÁNGEL DÍAZ-MUNÍO RESPALDA A DOMINGO LÁZARO GARCÍA

148

Sede Policía Local Castro

16 NOVIEMBRE 2015 /

El alcalde Ángel Díaz-Munío, ha confirmado a Castro Punto Radio que “las necesidades administrativas que requieren los policías locales para desempeñar su función, después de haberse cambiado varias leyes y creado nuevos procedimientos, ya están resueltas y ya tienen ese soporte”.

Recordamos que la Sección Sindical de la Asociación de Policía Local (A.P.L.) en el Ayuntamiento emitía hace unos días un comunicado en el que denunciaba “el enorme déficit organizativo existente en la Policía Local”, algo que “se ha visto agravada en los últimos meses debido a las importantes reformas llevadas a cabo en leyes fundamentales para el desarrollo del trabajo de los agentes, como son el Código Penal, la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana y la Ley de Enjuiciamiento Criminal”.

El alcalde ha asegurado que “la semana pasada ya estaba resuelto”. De todas formas, “respeto lo que puedan decir los sindicatos que son los que defienden los derechos de los trabajadores, aunque puedan tener un punto de vista que no siempre coincida con el del Ayuntamiento”.

APL apuntaba directamente al Jefe de la Policía Local y hablaba de “dejación” por parte de Domingo Lázaro García. Al respecto, Díaz-Munío ha defendido que “un jefe tiene la autoridad y la tiene que ejercer. Normalmente a los jefes no los elegimos y cada uno tiene una visión, la que sea, y que no tiene por qué coincidir con la realidad, pero es su sensación. Hay una autoridad que hay que respetar y lo que diga debe ser asumido por todos”.

En cualquier caso y sobre la posibilidad de mejorar la relación que pueda existir entre el Sargento-Jefe y algunos agentes, el alcalde ha asegurado que “las cosas siempre se pueden y deben mejorar”. No obstante, “me consta que hay, viendo notas como ésta, gente que pone en duda la idoneidad o no de la jefatura de Policía. Yo no la pongo en duda y, por lo tanto, le doy el respaldo suficiente para que ejerza su labor y lleve a cabo sus funciones”.