JUVENTUDES SOCIALISTAS Y NUEVAS GENERACIONES DEL PP EXPLICAN SUS ARGUMENTOS EN LA POLÉMICA MANTENIDA SOBRE VIOLENCIA MACHISTA

533

El vicesecretario de Organización de Nuevas Generaciones en Cantabria, Cristian Antuñano, ha “lamentado profundamente las acusaciones vertidas por Juventudes Socialistas”, en relación a la abstención del PP durante el último Pleno en la moción que proponía la ubicación de un distintivo que designe a Castro Urdiales como una ciudad contra la violencia de género, machista y libre de agresiones sexistas.

Recordamos que la agrupación juvenil socialista realizaba una publicación en redes sociales reprochando a los partidos políticos PP, Cs y PRC “usar términos como ‘violencia familiar’, tan utilizado por la ultraderecha para ocultar y negar la violencia machista. Estos tres partidos han sido el ‘altavox’ más ranció de la derecha”, decían.

En declaraciones a Castro Punto Radio, Antuñano ha defendido que “nuestra posición queda clara en contra de cualquier tipo de violencia, a mujeres, hombres y niños, y ésa es la clave. En esta moción se discrimina a los hombres y por eso el Partido Popular se abstuvo”. Ha defendido que “somos plenamente conscientes de que hay que erradicar esta lacra, que es la violencia, pero en todas sus vertientes y no solo en un tipo porque haya más número de víctimas. Sí hay que poner más medios en lo que respecta a los casos más numerosos, pero sin dejar de mirar hacia todos los sitios”.

Entiende que “hay partidos, a nivel nacional, que se han apropiado de la lucha contra la violencia machista y esto es algo que tenemos que abanderar todos”, pero insistiendo que “todos los tipos de violencia”.

Antuñano considera que Juventudes Socialistas “se han salido de tono y nos sorprende que tache de altavoz de la ultraderecha a Ciudadanos, socio de Gobierno de su partido, y a otras formaciones como el PRC, con la que los socialistas gobiernan en varios municipios y en el propio Ejecutivo regional”.

Por eso, “pedimos al PSOE  que aclare si comparte las palabras de Juventudes”. Espera Antuñano que “esta publicación no este consensuada con el partido, aunque ya hemos visto cómo integrantes del PSOE lo han compartido en sus redes sociales”.

Ha solicitado también una rectificación pública y la dimisión del secretario general de Juventudes, Pablo Ibáñez, “como máximo responsable de las declaraciones”.

JUVENTUDES SOCIALISTAS

Al respecto de este asunto, hemos recabado también la opinión del propio Pablo Ibáñez que, ha querido dejar claro que “el objetivo de nuestra publicación no era, ni es para nada, entrar en guerra ni con Nuevas Generaciones, ni con el PP, ni con nadie”.

Ha defendido que “la interpretación de nuestras palabras es libre” pero ha sido tajante a la hora de afirmar que, “no consideramos ultraderecha ni al PRC, ni al PP, ni a Ciudadanos. En ningún momento se llama ultraderecha a nadie, sino que se dice que en el pleno se utilizó una terminología que emplea Vox”.

En este sentido, “no rectificamos ninguna de las palabras de nuestra publicación porque creemos que el vocabulario y la terminología que se usó se asemeja al discurso de la ultraderecha y lo único que haces es confundir y ocultar el verdadero objetivo, que es visibilizar la lacra de la violencia machista, que no puede tener otro nombre”.

Ha añadido que, “en cualquier Estado de bienestar, el grupo desfavorecido tiene que sentir una discriminación positiva. No podemos llamarlo violencia familiar, como algunos dijeron en el pleno, porque la violencia no afecta a todos por igual”. En este sentido, ha  aportado cifras de hombres y mujeres asesinados por sus parejas. “En cuanto a los hombres, fueron 4 en 2012, 6 en 2013, 8 en 2014 o 10 en 2016, por ejemplo. En cuanto a las mujeres, en 2012 fueron 51, 54 en 2013, 55 en 2014 y, en lo que llevamos de año, van 51”.

Ibáñez no cree que la publicación de Juventudes vaya a afectar a la relación del PSOE con Ciudadanos como socios de gobierno en el Ayuntamiento de Castro. Ha argumentado que “el nuestro es un organismo independiente, y cuando escribimos esta publicación no le pedimos permiso ni le comentamos nada al partido. Estamos hablando de violencia machista, y no he oído nunca a ningún dirigente del PSOE hablar en otros términos, así que no creo que vayamos en otra corriente diferente”.

Sobre la petición de dimisión como secretario general de las Juventudes solicitada por el Partido Popular, a Ibáñez le parecía “respetable, pero no rectificamos ninguna de las palabras”.