LA GUARDIA CIVIL DETIENE AL PRESUNTO AUTOR DE UN ATRACO CON ARMA BLANCA EN UN BAR DE LA CALLE LEONARDO RUCABADO

EL ATRACADOR, VECINO DE CASTRO, YA TENÍA ANTECEDENTES POR ROBO CON VIOLENCIA

1826

La Guardia Civil ha procedido en el día de ayer, 48 horas después de cometerse un robo con violencia e intimidación en un bar de Castro Urdiales, a  la detención del presunto autor, que utilizó un cuchillo de grandes dimensiones para la comisión del atraco.

Sobre las 5 de la mañana del pasado 11 de junio, un hombre con la cabeza cubierta entró en un bar de la calle Leonardo Rucabado de Castro Urdiales, procediendo a empuñar un cuchillo para, de esta forma, amenazar al trabajador del mismo y apoderarse del dinero que en ese momento había en el establecimiento, casi 200 euros.

Tras el suceso se pusieron los hechos en conocimiento de la Guardia Civil de Castro Urdiales, consiguiendo en primera instancia diferentes características y rasgos del autor.

Con esa información los agentes sospecharon de un hombre, vecino de la localidad, y que ya había sido detenido en alguna otra ocasión, por lo que centraron las pesquisas sobre el mismo.

Durante la investigación pudieron averiguar que, con anterioridad al robo, había estado en otro bar de Castro Urdiales realizando alguna consumición. Esta indagación sirvió para poder establecer la ropa que vestía en ese momento, coincidente con la que portaba el autor del robo con violencia e intimidación, poco después.

Estas evidencias, unidas a otras pruebas conseguidas por los agentes, señalaban al sospechoso como autor, intensificando su búsqueda en la localidad, averiguando que se estaba cambiando de ubicación al saber que era buscado por la Guardia Civil.

Finalmente, ayer jueves 13 de junio, O.F.P., de 32 años de edad, fue localizado y detenido por la Guardia Civil de Castro Urdiales, pasando en la mañana de hoy a disposición judicial.

Este individuo ya había sido detenido por otro robo con violencia e intimidación cometido en diciembre de 2013 en esta localidad, cuando de madrugada y junto a otra persona, obligó a un hombre a sacar 150 euros de un cajero, para posteriormente apoderarse de la tarjeta bancaria e intentar nuevas extracciones por valor de 1.000 euros sin llegar a conseguirlo.