LOS CEMENTERIOS DE CASTRO Y SUMARCÁRCER SE REPARTIRÁN EL PREMIO DE 3.000 EUROS OTORGADO EN EL CONCURSO A MEJOR CEMENTERIO DE ESPAÑA 2017

4 OCTUBRE 2017 /

El Concurso de Cementerios de España 2017 ya tiene premios , por primera vez, se ha producido un empate a 636 votos entre las candidaturas de Castro Urdiales y Sumarcàrcer (Valencia), tras comprobarse la validez de todos los votos emitidos.

Por tanto, ambos cementerios comparten el primer premio de 3.000 euros que se establece para esta categoría a mejor camposanto, en la que ha quedado tercero el cementerio de Luarca.

Así lo informa en nota de prensa la revista Adiós Cultural, organizadora del concurso.

La cuantía del premio será abonada al organismo, asociación o persona que ostente la titularidad del recinto u obra premiada, tras aplicar la correspondiente retención legal. Las candidaturas presentadas se incorporarán a la “Ruta de Cementerios de España”, a la que también se puede acceder a través www.revistaadios.es.

‘Adiós Cultural’ convoca el concurso con el objetivo de reconocer el interés histórico, social, medio ambiental, artístico y patrimonial de los cementerios españoles; reivindicarlos como lugares llenos de vida y de recuerdo de la gente que los habitó, siendo una parte muy importante de la ciudad que debe ser conservada y valorada.

También se persigue concienciar a la ciudadanía del importante patrimonio que albergan estos recintos y fomentar su potencial como recurso turístico.

El cementerio de Castro Urdiales está declarado Bien de Interés Cultural (BIC) con la categoría de Monumento desde 1994. Está ubicado en el lugar de Ballena. Fue proyectado por Alfredo de la Escalera y Amblard, arquitecto diocesano y provincial entre 1885 y 1888, y su tipología es de cementerio marítimo.

Situado en un enclave elevado sobre el mar, como una pequeña península, dotado de las mejores condiciones territoriales para que estuviera “bien ventilado” y no pueda dañar “la salud pública”, en palabras de la época.

El cementerio de la Ballena de Castro Urdiales representa un modélico ejemplo de actuación urbanizadora. Reúne un
conjunto de monumentos funerarios de excepcional calidad, en diferentes estilos como el neoclásico, eclecticismo, neomedievalismo, modernismo, gótico, art decó… En su paisaje se acumulan perspectivas de elementos verticales como pináculos, chapiteles, torres, cruces… de pequeños cuerpos arquitectónicos que son los panteones, y el recurso de las distintas calles que se dirigen a los cipreses y a la vegetación en general. Son referentes característicos de esa innata arquitectura del final de siglo, que envuelve la imagen del cementerio decimonónico enclavado en la corriente del romanticismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *