EL DIRECTOR DEL MUSEO MARÍTIMO DETALLA LAS RAZONES QUE HAN PODIDO OCASIONAR LA APARICIÓN DE DOS DELFINES MUERTOS EN CASTRO

19 MARZO 2018 /

Sobre las características de los dos delfines aparecidos muertos este fin de semana en las playas de Ostende y Oriñón y los motivos que les hayan llevado a este triste final hemos hablado en Castro Punto Radio con el director del Museo Marítimo del Cantábrico, Gerardo García Castrillo.

Ha señalado que ambos animales son adultos, aunque de especies distintas. “El de Ostende es un delfín listado, que se diferencia porque tiene una línea negra que le sale desde detrás de ojo y a lo largo de casi todo el cuerpo. El de Oriñón, es un delfín común que tiene un dibujo en forma de hache tumbada con una gama de cuatro grises”.

En relación a las causas por las que han llegado a la playa fallecidos, García Castrillo ha explicado que “estamos en días de temporales en el mar y eso es malo para la fauna que se encuentra débil por alguna razón que puede derivar de problemas de alimentación, enfermedades o algún incidente con una embarcación o un depredador. La selección natural hace que los más débiles acaben varados en la playa, a veces vivos a punto de morir y otras ya muertos”.

Son casuísticas “habituales de esta época del año”. El hecho de que lleguen magullados, como el de Ostende, “puede ser porque entrara ya fastidiado a una zona de rocas, se hiciera las heridas y después llegara a la playa”. En cualquier caso, ha dejado claro que “son todo conjeturas porque no lo hemos visto”.

Sobre la posibilidad de que los aparatos del submarino de la armada holandesa que estuvo por nuestras costas hace varios días hayan podido afectar a estos animales, el director del Museo Marítimo del Cantábrico ha señalado que “yo lo achaco más a que estos animales están débiles por alguna razón y los temporales les agotan”.

Ha añadido que “si pensamos en la probabilidad de que tropiecen con un submarino y, por determinadas razones hubiera habido alguna acepción de los aparatos acústicos, a lo mejor podemos pensar también que todos los barcos que están navegando pueden ocasionar lo mismo. Si hubiera sido un problema de estos, de una incidencia acústica, habría casos masivos de varamientos. Eso sí hubiera llevado a buscar por otro camino”.

Estos animales “suelen viajar en grupos de 20 a 300 ejemplares”. Estas dos especies aparecidas en Castro, en concreto, “no se suelen acercar mucho a la costa”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *