EL DIRECTOR DE LA ESCUELA TALLER HABLA DE “EXPECTATIVA FAVORABLE” EN CUANTO A LA INSERCIÓN LABORAL DE LOS PARTICIPANTES

20170511_113115

11 MAYO 2017 /

A comienzos de mes se iniciaba el nuevo programa de la Escuela Taller ‘Aprende a Reutilizar’, en el que 30 alumnos trabajadores se reparten en las dos modalidades ofertadas: Informática y Jardinería Ecológica.

Por delante, un año de formación y aprendizaje en ambas especialidades, comenzando por “la toma de contacto con el oficio y una serie de trabajos preliminares”. Así lo ha señalado en Castro Punto Radio el director de la Escuela Taller, Juantxu Bazán, que ha añadido que “ahora tenemos un papel en blanco sobre el que escribir una experiencia que espero sea satisfactoria desde el punto de vista de la formación y de las oportunidades de inserción laboral”.

En este sentido, ha asegurado que esa salida profesional en los diferentes talleres y programas que en los últimos años se han venido desarrollando en la Escuela Taller tiene “una expectativa favorable, teniendo en cuenta el momento actual del país”. Así, el programa de Diseño de páginas web que se realizó en su momento, “consiguió una inserción laboral del 50-60%. Algo que diría es razonable”. Por otra parte, de las 14 chocas que participaron en el Taller de Empleo de Atención a Personas Dependientes, unas 6 o 7 consiguieron empleo”.

En cualquier caso, Bazán ha defendido que, además de eso, “hay que hablar de otro tipo de retornos sociales que tiene la Escuela Taller”. Ha mencionado “la formación que se imparte para que, cuando toque, estos alumnos trabajadores puedan sacarse la ESO, porque el grado de fracaso escolar de los participantes es importante”.

Del mismo modo, “hay gente que no se aclara de lo que quiere hacer o ser en la vida y aquí tienen un año para ver si pueden hacer oficio de la materia que se les imparte”. De hecho, en algunos casos, “se han dado cuenta de que quieren dedicarse a esto y han seguido formándose en módulos posteriores”.

Por último, hay un tercer retorno social que tiene que ver con el aprovechamiento público del trabajo de estos participantes. Bazán ponía como ejemplo, “la reparación de ordenadores públicos que se ha llevado a cabo durante el último programa”.

Preguntado por qué se eligen unas modalidades para impartir y no otras y al hilo de la repetición de algunos programas a lo largo de los años, ha dejado claro que “hay un estudio previo”. Reconoce que “me gustaría poder embarcarme en otros”, pero “hay una serie de directrices del Servicio Cántabro de Empleo y hay que ir por el camino del Medio Ambiente, el reciclado, la agricultura o los servicios sociales a la comunidad, entre otros”.

También están “las limitaciones en cuanto a las capacidades del Ayuntamiento y los espacios disponibles”. El Servicio Cántabro de Empleo “es muy exigente en este sentido” y, por tanto, “desarrollamos aquellos programas para los que tenemos superficies y medios”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *