LOS RESTOS DE 12 SACERDOTES QUE SIRVIERON EN CASTRO REPOSAN YA EN LA IGLESIA DE SANTA MARÍA, TRAS SER TRASLADADOS DESDE EL CEMENTERIO

5 MARZO 2018 /

Después de varios meses de trámite y procedimiento, desde hace unos días, los restos de 12 sacerdotes que reposaban en un panteón del Cementerio de Ballena lo hacen ahora en la Capilla de La Asunción de la Iglesia de Santa María. Así se comunicó ayer a los feligreses en la misa y el próximo domingo está previsto que se realice un responso en el lugar en que descansan ya esos restos.

Sobre este asunto hemos hablado en Castro Punto Radio con el párroco de Castro Alejandro Castillo, que no ha podido precisar las identidades de estos curas “porque no hay datos”. Al exhumar los restos del cementerio, “hemos comprobado que ya se había hecho reducción de restos hace más de 50 años. De lo único que sí tenemos bastante certeza, por lo que hemos podido hablar con la gente de Castro, es que uno de ellos puede ser Alfredo Lavín que fue enterrado en los años 60. El resto se pierden en la historia”.

Sí se sabe con seguridad que todos eran sacerdotes. Y es que, “por lo que hemos averiguado, el panteón era el número 1. Es de suponer entonces que cuando se hizo Ballena la Parroquia adquirió este emplazamiento para sus sacerdotes. Sabemos también que era una concesión que se hacía por 99 años y cuando el Ayuntamiento, en el proceso de regularización del cementerio, nos preguntó qué íbamos a hacer, la concesión llevaba caducada 25 años”.

Teniendo en cuenta que ese panteón “tampoco estaba en muy buenas condiciones y que no había datos concretos sobre las personas que allí reposaban”, la idea era “reunirlos todos y que descansen en la paz del Señor en la Parroquia en la que vivieron durante su ejercicio ministerial sirviendo al pueblo de Castro”.

Castillo ha dejado claro que el no renovar la concesión en el cementerio para que estos sacerdotes siguieran allí “no ha sido una cuestión de dinero, sino más bien emotiva. Esos sacerdotes ya no tienen a su familia y la más cercana somos nosotros”.

A la hora de trasladarlos a la iglesia, “al ser ya restos que incluso superan los 50 años, se puede hacer lo que se quiera y no hay ninguna cuestión de policía sanitaria ni que solicitar permisos de ese tipo. Únicamente se notifica el movimiento, solicitando al Ayuntamiento y al Gobierno regional. Luego los restos se los lleva uno y hace lo que quiera con ellos”.

En Santa María, “se ha hecho un pequeño nicho en el suelo, levantando una losa, en el que se ha metido la caja con los restos”.

Se ha elegido la capilla de La Asunción “porque nos parecía la más significativa y poco tampoco por la facilidad. Se barajó la del Santísimo pero ahí entramos y salimos más y era un poco más estorbo”.

Preguntado si los restos de cualquier ciudadano podrían reposar en Santa María, el párroco ha señalado que “supongo que no. Eso habría que consultarlo y empezar a buscar explicaciones jurídicas que, a lo mejor no hay”.

Imágenes de la capilla de Santa María en la que reposan los restos de los sacerdotes y del panteón de la Parroquia en el cementerio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *