EL ALCALDE DE ORIÑÓN PERCIBE “CIERTO PARÓN Y DEMASIADA TRANQUILIDAD” DEL AYUNTAMIENTO PARA ATENDER NECESIDADES DE LA JUNTA

RECUERDA QUE HACE MESES REALIZÓ UNA SERIE DE PETICIONES "VIABLES Y FÁCILES DE LLEVAR A CABO, PERO QUE SIGUEN PENDIENTES"

234

El actual equipo de Gobierno ha defendido, desde el momento en que entró al Ayuntamiento, la necesidad de atender a las juntas vecinales y cambiar la sensación de abandono de la que se quejaban los alcaldes pedáneos en la pasada legislatura. Sin embargo, por el momento, el presidente de la Junta de Oriñón, Guzmán Miranda no percibe muchos cambios, “más allá de que los que están ahora, por lo menos escuchan, aunque luego se quede sólo en eso”.

Así lo ha señalado en Castro Punto Radio recordando que “hace ya meses se hicieron una serie de peticiones al Ayuntamiento, que creo que son viables y fáciles de llevar a cabo, y la sensación es de cierto parón y demasiada tranquilidad a la hora de desarrollar cosas que están pendientes y que no acaban de recibir la orden del concejal de turno o de la alcaldesa para su puesta en marcha”.

Se ha referido, por ejemplo, a las obras de recuperación y mantenimiento de la ermita de Sonabia “que es del pueblo y, por tanto, competencia nuestra”. Según Miranda, “acordamos que, desde la Junta, asumíamos el coste en material y el Ayuntamiento se comprometió a poner la mano de obra. En su día nos mandaron a los pintores para mirarlo todo y dieron el visto bueno, aunque teníamos que esperar a que pasara el verano porque estaban trabajando en el pintado de los colegios. Estamos a mediados de noviembre y aún no sabemos nada”.

Por otro lado, “se ha puesto una marquesina, falta un cristal, que se ha pedido por activa y por pasiva, y nadie sabe nada del cristal. La senda peatonal hacia Sonabia se está cayendo y, habiendo partida para hacer la obra, no se está ejecutando. También, hace tiempo, un camión se quedó atascado en Sonabia rompiendo un montón de cosas. No sé si, por parte del Consistorio, se ha pedido responsabilidad al seguro del camión pero, lo cierto es que los arreglos siguen si hacerse”.

Miranda ha recordado cómo “se trasladó a la alcaldesa esa intención que teníamos de asfaltar el vial principal del pueblo y habilitar una senda peatonal y aparcamientos. Un proyecto que dejamos paralizado porque las conversaciones que tuvimos con Costas nos ponían unos requisitos que la junta no podía asumir. Susana Herrán me dijo que ella hacía las gestiones oportunas y desconocemos en qué punto está, si ha avanzado en las negociaciones o si se ha hecho algo. Algunas veces pienso en llamar para preguntar, pero entiendo que lo lógico es que, si llega alguna resolución al respecto, sea el Ayuntamiento el que nos avise. Yo no voy a estar llamando continuamente para preguntar por una cosa que se supone que, en el momento que se haga, tendrían que avisarnos”.

“Igual es que tenemos que estar dando el coñazo, no lo sé”, ha lamentado Miranda, al tiempo que ha trasladado su sensación de que “están haciendo casi más caso a las peticiones que realizan los vecinos de Oriñón de manera particular que a las de la junta y que persiguen un interés general”.

Ha dejado claro que, “los ciudadanos están en todo su derecho de dirigirse al Ayuntamiento, por supuesto”, pero reclama que “desde el Consistorio se nos comunique lo que van a hacer”. Y es que, “te viene un día el operario de turno y te dice que tiene que hacer algo y no sabes nada. Se te queda cara de tonto. Está está pasando, por ejemplo, con bancos que a algunos vecinos les molestan debajo de su casa pero que, si se lo ponen al de enfrente no importa”.

Para terminar, el alcalde de Oriñón se ha referido a la convocatoria del Consejo de Juntas Vecinales. “Hubo una primera sesión en agosto para constituir el organismo, se dijo que la siguiente sería en breve y, de momento, no sabemos nada”. Una reunión en la que, entre otras cosas, “debería abordarse el asuntos de las asignaciones a las juntas vecinales”.