PARA ÁLVARO AGUIRRE, LA CRISIS DEL PP “SE HA MANEJADO MAL POR TODAS LAS PARTES Y DESDE EL PRINCIPIO”

EL PRESIDENTE DE NUEVAS GENERACIONES EN CANTABRIA HA MANDADO UN MENSAJE DE TRANQUILIDAD A "AFILIADOS, VOTANTES Y SIMPATIZANTES PORQUE EL PARTIDO SE VA REPONER DE ESTO"

376

El presidente de Nuevas Generaciones del PP en Cantabria y diputado regional, Álvaro Aguirre, ha opinado en Castro Punto Radio sobre los últimos acontecimientos originados en su partido a nivel nacional y que, de momento, han derivado en la dimisión del secretario general, Teodoro García Egea y la inminente renuncia también del presidente Pablo Casado.

Ha señalado que, “como un afiliado más, en primer lugar, recibí las noticias con mucha sorpresa porque no entendía lo que estaba pasando. A partir de ahí, los acontecimiento sólo me han despertado preocupación por la situación del partido y porque entiendo que las cuestiones internas tienen que afectar lo menos posible a la población”.

Tiene claro que “la situación se ha manejado mal por todas las partes y desde el principio, con errores a la hora de enfocar y gestionar el problema. Soy partidario de no airear situaciones que puedan no ser del todo correctas dentro de la política y que se resuelvan de forma interna”.

No se posiciona ni con la dirección del partido ni con la presidente de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso porque no sabe si el tema de los contratos “es cierto o no”, pero ha dejado claro que “ningún afiliado de ningún partido se merece el linchamiento público la que ha sido sometido Pablo Casado, incluso por votantes y simpatizantes de su partido”. Con todo esto, “el único que se frota las manos es Pedro Sánchez”.

Desde su punto de vista, “Casado lo ha dado todo por el partido pero, cuando alguien dirige algo, debe asumir responsabilidades para lo bueno y para lo malo”.

Ha querido mandar un mensaje de tranquilidad a “afiliados, votantes y simpatizantes porque el partido se va a reponer de esto”. En este sentido, “el martes habrá una junta directiva nacional que convocará un Congreso y serán los afiliados los que decidan quién debe ponerse al mando”. Se habla de la posibilidad de que sea el gallego Alberto Núñez Feijóo, aunque Aguirre ha preferido no pronunciarse al respecto hasta que se celebre el Congreso. “El fin último debe ser que el partido salga adelante y siga trabajando por los ciudadanos. Hay que apostar por la unidad, la estabilidad y que todos nos grabemos a fuego la palabra generosidad para que se utilice en aquellos a los que no debemos, que son los ciudadanos”.