EL ARQUEÓLOGO JAVIER MARCOS OFRECE DETALLES DE LAS PIEZAS HALLADAS EN SANTA MARÍA QUE SE EXHIBEN EN EL ARCHIVO MUNICIPAL

SE ACABA DE RENOVAR POR CINCO AÑOS EL ACUERDO PARA MANTENER LA EXPOSICIÓN EN CASTRO

359

El Ayuntamiento de Castro y el Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria han ampliado, por cinco años más, el acuerdo por el que el Archivo Municipal podrá seguir albergando la exposición de una serie de piezas históricas, algunas de las cuáles fueron halladas en el seguimiento arqueológico que se realizó en 2013 dentro de las obras de conservación de los paramentos exteriores de la girola de la iglesia de Santa María.

Uno de los arqueólogos que participó en aquellos trabajos fue Javier Marcos, que ha ofrecido, en Castro Punto Radio, datos sobre las piezas encontradas y que se pueden ver en el Archivo Municipal. “Principalmente son elementos funerarios y, la gran mayoría, estelas, que eran pequeños monumentos que se ponían junto a las tumbas para tener memoria del difunto. Las que se muestran en Castro tienen rasgos artísticos como formas discoideas, algunas con decoración de cruces y otras con círculos grabados, que es un motivo funerario que sólo se ha localizado en el entorno de Castro. No sabemos que querían decir con ellos, pero no existe algo similar en el registro de Cantabria”.

Estas piezas se encontraron fundamentalmente “en suelo revuelto, debido a las obras que ha conocido la cabecera de la iglesia desde la Edad Media”. Por lo tanto, “es complicado establecer un contexto concreto o un siglo determinado. Podemos hablar del VIII al XII. Además, hay que pensar que debido a esas obras a lo largo de los siglos, esos monumentos están transformados y no se conservan intactos o en su estado original”.

Además de las estelas, “en las obras de saneamiento que se realizaron dentro de la Capilla del Cristo, se localizaron otras dos piezas que proceden de las ruinas de tumbas embutidas dentro de la pared. Son restos de arcos sólidos con decoraciones góticas”.

A Marcos le parece que la iniciativa del Ayuntamiento de gestionar la exposición de estas piezas en Castro “es muy acertada porque muchas se llevan al museo y quedan almacenadas en el depósito. Entonces, el que vuelvan a su hogar de origen y sean expuestas para los vecinos o turistas, dota de patrimonio arqueológico al municipio y son una referencia de la memoria de los momentos medievales que conoció la localidad. Es una iniciativa que no se hace mucho en Cantabria y que debería extenderse más”.