EL AYUNTAMIENTO DE CASTRO SOLICITA INFORMACIÓN AL GOBIERNO VASCO PARA ABRIR UN EUSKALTEGI

Según publica hoy el diario Deia y ha confirmado la concejala de Educación, Elena García a esta emisora, el Ayuntamiento de Castro Urdiales ha solicitado ayuda al Gobierno vasco para buscar una solución a la demanda para aprender euskera que se plantea en el municipio cántabro, donde se estima que más del 35% de sus habitantes proceden de Vizcaya. A través de una misiva, el Consistorio sugiere la posibilidad de contar con un euskaltegi (academia de euskera).

Desde el Ejecutivo vasco han mostrado su voluntad de apoyar la petición, aunque por el momento están buscando la fórmula para canalizarla, ya que éste sería el primer convenio con una administración pública fuera del País Vasco para subvencionar parcialmente la enseñanza del euskera.

En la carta publicada por Deia y remitida a los responsables de HABE (Coordinadora para la Alfabetización y Reeuskaldunización de Adultos), la concejala castreña del Área de Educación y Cultura, Elena García, explica que “tratándose de un municipio fronterizo, existe una fuerte relación, principalmente con Bilbao, donde numerosos ciudadanos castreños trabajan, estudian o disfrutan del ocio en la villa”. En ese sentido, asevera que “muchos de ellos sienten la necesidad de aprender euskera con el fin de integrarse”. Por otra parte, no es ningún secreto la singularidad demográfica que presenta Castro Urdiales. Según el último censo del Instituto Nacional de Estadística de 2018, el municipio suma 31.955 habitantes empadronados. Sin embargo, la cifra real de habitantes se considera casi el doble, ya que gran parte de la población, procedente de Vizcaya, opta por no empadronarse para seguir beneficiándose de las condiciones fiscales y sanitarias del territorio histórico.

Ambos factores propician que la demanda de los ciudadanos para aprender euskera venga de lejos. De hecho, desde el Consistorio aseguran que hace diez años ya se propuso ofrecer clases de euskera en la Escuela Municipal de Idiomas. No obstante, exponen que se vieron sobrepasados por el número de preinscripciones recibidas, alrededor de 300. “Los insuficientes recursos con los que han contado a lo largo de estos años”, explican, “han provocado que la demanda haya disminuido puesto que no se satisfacían las necesidades del aprendizaje”. Actualmente solo cuentan con una clase de euskera (en el nivel A1-A2), si bien el municipio alberga otras opciones como academias privadas que imparten clases en varios niveles.

En ese sentido, revelan que “muchos habitantes se ven obligados a desplazarse a algún euskaltegi vizcaino, mientras que otros tantos desisten ante los inconvenientes del traslado diario”. Por ello, a través de la carta instan al responsable de HABE a estudiar la posibilidad de abrir un euskaltegi en Castro Urdiales. Por su parte, desde el Gobierno vasco, que ha reconocido que el Ayuntamiento cántabro se puso en contacto para solicitar ayuda con el fin de ofrecer clases de euskera, han indicado que, “por supuesto, están dispuestos a ayudar”, tal y como hacen con la enseñanza en euskera en la Comunidad Autónoma Vasca o la enseñanza de la lengua vasca fuera de Euskadi a través de ‘euskal etxeas’, asociaciones o universidades.

En todo caso, según indican desde el Gobierno Vasco, se debe buscar una fórmula específica para el caso de Castro Urdiales, ya que fuera de la Comunidad Autónoma Vasca, Navarra y País Vasco francés no existen precedentes de una administración pública que solicite ayuda para estudiar en euskera. De esa forma, apuntan que en la Comunidad Autónoma Vasca la enseñanza de euskera para adultos se gestiona a través de HABE, dependiente del Gobierno vasco, que apoya económicamente la labor de la red concertada y la red pública de euskaltegis. En Navarra la competencia es del Gobierno Foral, a través de ‘Euskarabidea’, y en el País Vasco francés de la Oficina Pública de la Lengua Vasca.

La novedad en el caso de Castro Urdiales radica en que se debería firmar un convenio con una administración pública para subvencionar parcialmente la enseñanza de euskera.