EN CANTABRIA NO HAN SUBIDO LOS PRECIOS DE LOS SERVICIOS FUNERARIOS, QUE SE MANTIENEN COMO EN 2019

ASÍ LO SEÑALA EL PRESIDENTE DE LA ASOCIACIÓN DE FUNERARIAS, QUE ESPERA LO PEOR EN FALLECIMIENTOS "PARA EL FIN DE SEMANA O COMIENZOS DE LA PRÓXIMA"

351

El presidente de la Asociación de Funerarias de Cantabria, Miguel Ángel Díaz, ha dejado claro en Castro Punto Radio que en nuestra región “no han subido los precios de los servicios funerarios”. Es más, “es a comienzos de año cuando se regulan estos precios y, viendo en enero la situación que venía, los dejamos congelados. Como empresas, estamos para ganar dinero, pero también hacemos una acción social y hay que verlo como tal”. Además, “ahora mismo estamos ganando menos porque no hay velatorios, no se ponen flores y hay una serie de emolumentos que no hacemos y, por tanto, no los cobramos”.

Ha señalado que “hay comunidades autónomas que tienen el monopolio con una funeraria fuerte y hacen el ‘Juan Palomo, yo me lo guiso y yo me lo como’. Es una práctica por la que nosotros no pasamos ni admitimos que se nos meta en el mismo paquete”.

Por otro lado, desde algunos organismo funerarios a nivel nacional se ha denunciado que no cuadran el número de fallecimientos diarios que traslada el Misterio de Sanidad con los servicios que están prestando las funerarias”. Al respecto, Díaz ha dicho que en Cantabria, “en principio se están ajustando. Llevamos desde la asociación un control y estas cifras coinciden con las que traslada la administración”.

En algunas regiones, las funerarias se están viendo desbordados por el número de servicios. “Aquí no tenemos problemas en absoluto, de momento. Estamos preparados para que lo peor pueda llegar este fin de semana y a comienzos de la semana que viene, pero creo que vamos a poder con ello. Somos varias funerarias, la relación es extraordinaria y nos coordinaremos en lo que sea necesario”.

Para terminar, Díaz ha explicado el protocolo de entierro que se sigue durante este estado de alarma. “Se recoge al fallecido en el hospital, donde lo entregan desinfectado, se introduce en el ataúd y directamente al cementerio o a incinerar”.

Los velatorios están prohibidos y “se permite que tres familiares directos acompañen al cuerpo al cementerio o al punto de cremación, guardando siempre los protocolos de seguridad”.

No es algo agradable de contar y “para nosotros es un tema muy desagradable por las familias que no puedan abrazar o dar un beso a un familiar que se va. Se nos parte el alma. Incluso hemos tenido que preparar psicológicamente a nuestro personal”.