CANTABRIA RECLAMA QUE LE REVIERTAN LOS TERRENOS DE SU PROPIEDAD DEL DESLINDE ENTRE ONTÓN Y MUSKIZ 

ESTA MAÑANA SE HA CELEBRADO EL JUICIO, SOBRE EL QUE HEMOS HABLADO CON EL ALCALDE DE ONTÓN, JAVIER GIL

862

Tras 40 años de pleitos y, pese a que el Tribunal Supremo ya ratificó en 2018 el deslinde entre Castro Urdiales y el municipio vizcaíno de Muskiz, dando la razón a las pretensiones de la parte cántabra, el asunto sigue estando de actualidad.

Esta misma mañana se ha celebrado el juicio en el que se ha abordado la petición de Cantabria de que los terrenos de su propiedad reviertan a la Comunidad Autónoma. Sobre esta sesión hemos hablado en Castro Punto Radio con el alcalde de Ontón, Javier Gil.

Como ha explicado, “pedimos que los terrenos que son nuestros reviertan a nosotros. Entre ellos, hay algunos que son propiedad de vecinos de municipios vizcaínos y, lo que corresponde, es que los registren en el catastro del Ayuntamiento de Castro y que paguen sus tributos aquí. No estamos hablando de quitarle nada a nadie, sino de que esas parcelas consten donde tienen que constar y que si se hacen cortas de eucalipto, por ejemplo, sea con el visto bueno de Cantabria”.

Por otro lado, “están los terrenos comunales y desde el Ayuntamiento de Muskiz alegan que, ellos tienen la propiedad sobre esas parcelas, aunque estén en terreno de Cantabria. Eso no puede ser así porque un Consistorio no puede tener en propiedad terrenos comunales en otras comunidades autónomas. Tienen que ser de la región en la que están asentados”.

Gil espera que “la sentencia se dé a conocer en los próximos días”, aunque lamenta que, “si tenemos en cuenta la deriva de todo esto en los últimos años, desde Muskiz se recurrirá hasta la última instancia y calculo que esto no se resuelva hasta dentro de 4 o 5 años”.

Considera también el alcalde de Ontón que “desde el Ayuntamiento de Castro y el Gobierno de Cantabria deberían moverse más porque se hacen seguimientos muy lentos y no se insiste. Si fuera de otra manera, esto estaría resuelto”.

Imagen de la colocación de mojones en el deslinde en junio de 2016.