EL COLECTIVO ‘CASTRO URDIALES Y SUS PEDANÍAS’ SE REÚNE EL VIERNES CON LA ALCALDESA Y ESPERA SALIR “CON SOLUCIONES Y NO CON PROMESAS VACÍAS”

SIGUEN DENUNCIANDO “LA DEJADEZ POR PARTE DEL AYUNTAMIENTO” A LOS PROBLEMAS DE TRÁFICO, AGLOMERACIONES Y SUCIEDAD EN LAS ZONAS DE PLAYA

554

Los integrantes del colectivo ‘Castro Urdiales y sus pedanías’ se reúnen el viernes con la alcaldesa, Susana Herrán, para tratar buscar la solución a los problemas que el colectivo viene denunciando desde hace tiempo relativos a aglomeraciones, colapsos de tráfico, estacionamientos en zonas no permitidas o falta de limpieza, además de reclamar más presencia policial y de las patrullas ciudadanas. Situaciones que con el verano empeoran, sobre todo en zonas de costa como Islares, Oriñón o Mioño.

Se trata de un encuentro “muy esperado”, como ha reconocido en Castro Punto Radio la portavoz de la Plataforma de Vecinos de Islares, Maika Bao. Ha dejado claro que “necesitamos ser escuchados y espero que salgamos con soluciones y no con promesas vacías. Que se nos explique por qué las pedanías estamos abandonadas y por qué somos ciudadanos de tercera en cuanto a servicios pero no en materia de impuestos”.

Ha insistido en que “deseamos que se empiecen a dar pasos porque esto es un atentado contra las personas y su salud en plena pandemia”.

Lejos de mejorar la situación “va a peor con las playas a tope, atascos, coches aparcados a los laterales de la carretera general, basura acumulada en los contenedores… Es una dejadez total y una auténtica locura donde impera la ley del más fuerte”.

Ha explicado que “el pasado domingo vino a Islares y Oriñón la Policía Local y puso algunas multas, pero vienen cuando pueden. Algo hay que hacer y no dar la callada por respuesta a la espera de que esto pase”.

Desde ‘Castro Urdiales y sus pedanías’ han comenzado una recogida de firmas a través de la plataforma Change.org y de forma presencial, pero “las recogidas de momento son muy pocas, a esta hora menos de 200. Esto se debe a que la gente tiene la sensación de que no sirve de nada y que, una vez lleguen al Ayuntamiento, se van a perder en un cajón”.

Por eso Bao entiende que “nos tendremos que reunir los integrantes del colectivo y pensar en otras acciones, no sé de qué tipo”.