CONTROLES EN EL HAYA PARA EVITAR DESPLAZAMIENTOS “DE PUENTE” DE VIZCAÍNOS A CANTABRIA

LA POLICÍA AUTÓNOMA VASCA YA HA IMPUESTO VARIAS SANCIONES DE 600 EUROS

2162

Según informa El Correo, varios conductores fueron ayer y esta mañana sancionados con 600 euros de multa en un control de la Ertzaintza situado en la A-8 dirección a Cantabria, a la altura de El Haya en el límite con Vizcaya, al no justificar el desplazamiento a nuestra región, ya que los viajes “de puente” (hoy es festivo en la provincia vecina) o de fin de semana no están permitidos por el Estado de Alarma.

El de Haya es uno de los muchos controles establecidos por la Policía vasca y la Guardia Civil para evitar que los ciudadanos viajen a localidades limítrofes a la provincia vizcaína, donde abundan las segundas residencias de veraneo, tanto en Cantabria como en Burgos y La Rioja.

El control establecido esta mañana, sobre las ocho, en el límite con Cantabria ha generado algunas retenciones. Hoy es laborable en nuestra región y muchos vizcaínos que trabajan aquí han tenido que presentar justificante de su empresa para franquear el dispositivo de seguridad. Lo mismo ha ocurrido con un buen número de personal sanitario de Cruces, que regresaban a casa, en Castro o Laredo, tras una complicada noche en el hospital. Hasta las 10 horas, según ha podido saber El Correo, la Ertzaintza había interpuesto tres multas en este punto.

Esta situación se repitió ayer por la tarde. La intensidad del tráfico en la A-8 fue tal que los controles provocaron retenciones en la zona del Haya. Los agentes identifican a los conductores y salvo que el DNI indique que tienen la residencia en Cantabria o disponen de un certificado de tránsito de su empresa, son multados y obligados a dar la vuelta y volver a sus domicilios habituales.

A este respecto, tanto la Policía Autónoma como la Guardia Civil explican que los controles se prolongarán durante todo el fin de semana. Desde el instituto armado añaden además que la vigilancia será especialmente intensa en el tramo cántabro de la A-8 y la N-634 hasta Santander, donde se suceden las localidades turísticas destino habitual de muchos vizcaínos.