LA DYA CONTINÚA LA DESINFECCIÓN EN VARIOS PUNTOS DE CASTRO GRACIAS A LA COLABORACIÓN DE SUS COMPAÑEROS DE VIZCAYA

DESDE QUE SE ACTIVÓ EL ESTADO DE ALARMA, DYA HA PRESTADO UNOS 500 SERVICIOS SOCIALES A CIUDADANOS QUE LOS HAN SOLICITADO

549

La DYA sigue prestando en Castro Urdiales distintos servicios de tipo social, puestos en marcha tras la activación del estado de alarma, y colaborando en todo lo necesario para ayudar a los ciudadanos durante esta crisis del coronavirus.

A todas las acciones que, junto a un número importante de voluntarios y ciudadanos, la DYA ha puesto en marcha, en los últimos días se ha sumado la de desinfección de dependencias públicas y zonas de mayor afluencia de personas.

Como ha detallado en Castro Punto Radio el presidente de DYA Cantabria, Rafael Gómez, “nuestros compañeros de Vizcaya, gracias a la colaboración de varias empresas que han donado productos, maquinaria y automóviles;  han creado una unidad de desinfección compuesta por 11 personas, a la que solicitamos colaboración y ya estuvieron en Castro la pasada semana. Actuaron en algunas dependencias públicas y en establecimientos comerciales abiertos y ayer volvieron a visitar nuestro municipio insistiendo en la desinfección, más o menos, de las mismas zonas (nuestras propias dependencias y los vehículos, las de la Policía Local y la Guardia Civil, la zona de la Plaza del Mercado y los supermercados de sus alrededores, los exteriores de los dos centros de salud y las zonas de consultas una vez fueron cerradas al público”.

Al margen de este asunto, la DYA continúa prestando colaboración de tipo social con un número importante de acciones que se desarrollan contando con muchos voluntarios. Se están encargando de llevar material a los hogares de los ciudadanos que están elaborando en sus casas mascarillas, de repartir esas mascarillas a diferentes trabajadores y ciudadanos, repartir también una serie de pantallas protectoras que está fabricando un castreño con una impresora 3D, siguen realizando recados a población de riesgo para que no tengan que salir de sus casas, acompañamiento social, mantienen la coordinación con el Hospital de Laredo para el reparto a domicilio de medicamentos de farmacia hospitalaria y se están encargando también del reparto de comida a personas en riesgo de exclusión social.

Como detallaba Gómez, “ya en marzo, coordinados con Asuntos Sociales y gracias a las donaciones que nos hizo una organización, empezamos a ofrecer un catering solidario. Por circunstancias de fuerza mayor, esta organización tuvo que dejar de hacerlo y nos encontramos, la semana pasada, con que no se podía prestar el servicio, que estaba atendiendo ya a unas 40 personas. Afortunadamente, un restaurante castreño se ofreció a poner sus instalaciones a disposición para elaborar comida, y el jueves se pudo reactivar este catering, que está contando con varias donaciones de alimentos, algunos de los cuales se están usando para hacer los menús y otros se reparten directamente a familias”.

Del mismo modo, se siguen repartiendo menús a los escolares de familias en situación de vulnerabilidad y que ya disfrutaban de ayudas cuando las clases en los centros educativos estaban en marcha.

En total, “estaremos repartiendo unas 90 comidas al día”.

Gómez ha destacado que, “si con algo positivo nos podemos quedar de toda esta situación, es la solidaridad de las persona y ahí es donde vemos que todo el mundo aporta lo que puede. Nosotros lo hacemos como organización, pero son muchas las personas anónimas que están llevando a cabo diferentes colaboraciones”. A todas las anteriores, ha añadido la de un castreño, gerente de una empresa en Vizcaya, “que ha hecho una generosa donación que estamos invirtiendo en poder continuar con todos estas acciones sociales. Son en torno a 500 los servicios que hemos prestado y van en aumento”.

Para terminar ha animado a los ciudadanos a “hacer el ultimo esfuerzo por quedarse en casa porque es lo más efectivo para evitar la propagación del virus”. Ha aprovechado para “agradecer a todo el personal de la DYA, a la red de voluntariado y a las personas que están contribuyendo con sus aportaciones y donaciones para, entre todos, seguir adelante”.