EL EQUIPO DE GOBIERNO PLANTEA CONVERTIR EL MIRAMAR EN UN BALNEARIO. EL PRC DEFIENDE LA NECESIDAD DE QUE EL USO DEL EDIFICIO SEA PÚBLICO

544

IMG_2806 IMG_2810

17 FEBRERO 2016 /

Durante la comisión informativa de Desarrollo Territorial celebrada esta mañana y pese a que no constaba como punto en el orden del día, se ha hablado de la situación del Hotel Miramar. El presidente de la comisión, Eduardo Amor, ha mostrado a los presentes el documento que remitió Costas al Ayuntamiento en el que se indican los usos del edificio que podrían ser compatibles.

El concejal de CastroVerde ha explicado cómo el alcalde ha mantenido una reunión con el gerente del balneario de San Sebastián para pulsar la posibilidad de ir por esa vía. Lo ha contado en Castro Punto Radio el concejal del PRC, Jesús Gutiérrez que, en cualquier caso, ha asegurado que “todos los grupos están de acuerdo en que lo deseable es destinar el edificio a usos públicos que pudiera disfrutar la ciudadanía”.

El problema está, como ha señalado, en la financiación de un espacio público de la que el Ayuntamiento “no puede hacerse cargo”.

Gutiérrez ha planteado entonces la necesidad de “hacer un esfuerzo y tendremos que trabajar en ese aspecto”. Para ello, “todos los grupos deberíamos llevar de forma conjunta qué es lo que queremos hacer ahí, los usos que fuesen compatibles y que el gasto fuese repartidos entre varias consejerías para no machacar a una en el presupuesto y poder tener, además, más equipamientos de diferentes características”.

El edil regionalista está “seguro” de que “si somos capaces de llevar una propuesta consensuada al Gobierno de Cantabria para que sean ellos los que inicien las negociaciones con Costas, seríamos capaces de evitar el derribo y tener unos equipamientos necesaria para los ciudadanos”.

En materia de urbanismo, entre otras cosas, se ha tratado sobre la legalización de la zona del APD-2 de Cotolino y, por tanto, la posibilidad que tienen ya las viviendas para solicitar las correspondientes licencias de Primera Ocupación. También se ha hablado sobre Montesolmar y “parece que dentro de las alegaciones de los vecinos, hay una que ha hecho reflexionar a los servicios jurídicos y tienen que replantearse lo que querían llevar a cabo. Será una tramitación más ardua en tiempo pero está encauzado para que eso se solucione y esperemos que sea dentro de este año”.

En relación al Urbanismo, se ha tratado también el problema existe con la promotora Castroverde en la zona del SUP-1 (Campijo). Un asunto por el que el Ayuntamiento ha tenido que desembolsar ya 500.000 euros, como ha asegurado Guitiérrez que ha explicado que “antes se daban licencias sólo con el proyecto básico y no con el de ejecución. Presentaron alegaciones urbanísticas y el Ayuntamiento quiere que eso se pare”.

Sobre Medio Ambiente, se ha hablado en relación a los contenedores y la intención del concejal del área de “cambiar la recogida y que sea de martes a viernes y de llevar a cabo también el proyecto que había de soterramiento en varias zonas. Ha salido también el tema de los contenedores del final de la calle Santander y se ha planteado soterrarlos o llevarlos a otro sitio”.

Para terminar, Gutiérrez ha informado de que “no hemos tenido acceso a la documentación de la comisión porque sin querer, y cualquiera puede tener un fallo, no habíamos sido convocados por parte de la persona que tiene que hacerlo. Amor nos ha preguntado si queríamos que se suspendiera la comisión y hemos dicho que no”.

OPINIÓN DE CASTRO VERDE

Sobre la comisión de hoy ha trasladado su punto de vista también el concejal de Obras y Medio Ambiente, José Arozamena que, al respecto del Miramar ha asegurado que los contactos mantenidos por el alcalde con los gerentes del balneario donostiarra abren una posibilidad para decidir “cómo queremos que sea esta infraestructura en el futuro”.

Entiende este edil que “hay que buscar una solución que sea viable para nosotros y que cumpla con la normativa de Costas. Barajamos esta posibilidad y nos hemos fijado en este balneario próximo a la playa de La Concha. El edificio es municipal pero tiene gestión privada y, de esa manera, han solucionado el problema y están acordes a la Ley”.

Ha defendido que “es una opción validada” pero, del mismo modo, ha reconocido que “porque funcione allí no tiene que hacerlo aquí. Son ciudades distintas, el turismo no es el mismo pero sí nos hemos fijado en esta posibilidad a estudiar”.

Durante esta cita se han abordado varios asuntos que tienen que ver con los departamentos que dirige Arozamena. Así, en lo referente a los contenedores del municipio, ha señalado que se están reorganizando en algunos puntos como Ontón o Allendelagua para mejorar el servicio y disminuir el tránsito de camiones.

En lo referente a los contenedores soterrados, el concejal ha manifestado su intención de revisar esas instalaciones y tomar una decisión, ya que ni los de la calle república Argentina ni los del Sagrado Corazón están operativos.

Sobre los ascensores de competencia municipal, Arozamena señalaba que continúan con el seguimiento del contrato de mantenimiento para evitar incidentes como el que el pasado viernes se repitió en el ascensor de Santa Catalina, que se paró coincidiendo con las malas condiciones meteorológicas. El ascensor del Castillo Faro, que lleva años fuera de servicio, es una asignatura pendiente que, según el concejal, “merece un trato especial”. Ha asegurado que se va a poner en ello en breve.

Por último y sobre Urbanismo, Arozamena ha explicado la situación con la promotora Castroverde en la zona del SUP-1 (entre los antiguos depósitos de El Chorrillo y la última sede del colegio Campijo). Se trata de un aérea que comenzó a desarrollarse hacia 2001. “Esta promotora intentó hacer una promoción inmobiliaria que finalmente no se llevó a cabo y con el paso de los años se ha informado de que han acabado todos los permisos y licencias y no se va a continuar con eso”. Este asunto “venía acumulando unos costes para el Ayuntamiento desde 2001, indemnizando al promotor”.

En las imágenes, estado del Miramar después del último temporal.