EL EQUIPO DE GOBIERNO RECONOCE QUE, A DÍA DE HOY, NO TIENE UNA SOLUCIÓN PARA LOS VECINOS DE LA URBANIZACIÓN ‘EL CANTÁBRICO’ EN LA LOMA

569

Alcalde y Gari RP Urb. Cantabrico Urb. El Cantabrico La Loma (1)

10 JULIO 2015 /

El equipo de Gobierno hará “todo lo que esté en su mano” para resolver los problemas de la urbanización ‘El Cantábrico’ en La Loma pero, como ha reconocido el alcalde de Castro, Ángel Díaz-Munío, “en este momento, no podemos decir a los vecinos que tenemos una solución” a un tema “tan complicado y enmarañado”. Desde el Ayuntamiento se están estudiando todas las posibilidades pero, la solución no es fácil “para una serie de chalés que tienen un situación urbanística dudosa, problemas con las licencias de Primera Ocupación y una urbanización sin completar que trae consigo un saneamiento inadecuado y un suministro provisional de agua potable”.

Está claro que “dista mucho de ser la situación ideal para cualquier propietario de una casa” y es por eso que el alcalde ha insistido en que se hará todo lo posible porque “entendemos que el urbanismo tiene que estar al servicio de los ciudadanos y el Ayuntamiento tiene que trabajar para garantizar la calidad de vida de todos ellos. Eso no lo discutimos y, mientras tanto, estaremos en deuda con los vecinos hasta que consigamos que todos los del municipio tengan los servicios que deben tener”.

Sobre el caso de esta urbanización de La Loma, Díaz-Munío ha vuelto a insistir en que “las soluciones no son fáciles” porque “afectan no sólo a la responsabilidad del Ayuntamiento, sino que hay por el medio un problema judicial y la empresa constructora está en quiebra o suspensión de pagos, no lo sé”. Con esto, “no hay un respaldo empresarial al coste de las obras que hay que realizar para urbanizar esta zona, esa es la consecuencia: que es muy difícil que podamos reclamarle las costas que le corresponden”.

El problema “es urbanístico” de licencias que no están dadas “porque no está el proyecto de urbanización aprobado ya que la junta de compensación se hizo en base a unos terrenos públicos como si fueran privados”. Por tanto, “el problema es complicado y la solución completa no es fácil ni rápida”

Lo que sí se ha hecho por parte del Ayuntamiento, mientras se consiga esa salida global al problema, es facilitar que estos vecinos tengan agua potable y “la tiene el que quiere, porque se pueden conectar a la red municipal. Lo que pasa es que dos no han querido y la razón es que, si pagan el agua tienen que pagar también el saneamiento, un servicio que como no reciben, entienden que no van a pagar. El canon de agua y saneamiento viene junto, como así marca el Gobierno de Cantabria”, ha señalado Díaz-Munío.

El tema del saneamiento “es más difícil”. Podría arreglarse “vaciando el pozo séptico que tienen, como han hecho hasta ahora. Pero ha llegado un momento en el que han dicho que no pagan más y el Ayuntamiento no tiene que costear eso, entre otras cosas, porque podría ser un trato desigual para otros vecinos que también están así”.

Además, no toda la comunidad está vertiendo a ese pozo porque, como se ha señalado, “los que están más arriba sí están conectados a la red de saneamiento. La parte baja de la urbanización es la que lleva los residuos a esa cisterna”. Y es que, las viviendas que conforman ‘El Cantábrico’ tienen situaciones diferentes.

El concejal de Obras, José Manuel Garitacelaya se reunió hace unos días con varios vecinos afectados, “los paganos de toda esta situación cuyas pautas no marcamos nosotros, sino que nos vienen dadas”, ha dicho el edil.

Tras insistir en que seguirá trabajando en este asunto y no dejará desatendidos a los vecinos, ha explicado, junto al alcalde, los motivos por los que algunos de estos ciudadanos se quedaron el lunes sin agua. “Hubo un acuerdo con el Ayuntamiento y Ascán para que se pudieran conectar provisionalmente a la red de agua. Se les dio un plazo para regularizar la documentación y, pasado ese plazo, la empresa les dijo que tenían que engancharse. A los que no lo hicieron, les llegaron a cortar el agua. De todas formas parece que ese problema está en parte resuelto, aunque hay dos vecinos que no quieren”.