EL JEFE DE LA POLICÍA LOCAL AFIRMA QUE “NO HAY UNA NORMA QUE PROHÍBA LOS SALTOS AL AGUA DESDE LA ERMITA DE SANTA ANA”

225

Balconcillo Santa Ana (1) Balconcillo Santa Ana (4) Balconcillo Santa Ana (5) Balconcillo Santa Ana (6) Balconcillo Santa Ana (2) Señal Prohibido saltar Santa Ana

19 AGOSTO 2016 /

Pese a la señal que indica claramente “PROHIBIDO SALTAR” a los pies del peñón de Santa Ana, el jefe de la Policía Local castreña, Domingo Lázaro García, ha señalado en Castro Punto Radio que “no hay una norma en concreto que prohíba expresamente que la gente salte al agua desde el Puente Romano o desde la Ermita de Santa Ana”.

Recordemos que en la tarde de ayer, una joven de 15 años resultaba herida con un trauma en la cadera y evacuada al Hospital de Laredo, al saltar al agua desde el balcón de la Ermita de Santa Ana, actividad prohibida según las señales existentes.

Lo que sí tiene la Policía es la “apreciación” que se trata de una actividad de riesgo “gratuita, por la escasa valoración de los riesgos que asumen”, según Lázaro, “que puede dar lugar a lesiones en las personas y a movilización de los servicios de emergencia, y por tanto, costes para el erario público”.

En los casos que no sean accidentes fortuitos, sino por imprudencia, como son los lanzamientos de jóvenes desde Santa Ana o el puente medieval, es cuando los policías solicitan a estas personas que cesen la actividad por el riego que conlleva.

En caso de desobediencia, según Domingo Lázaro García, “los policías identifican al infractor, pero por desobediencia, ya que no se puede actuar arbitrariamente sobre una actividad que no está expresamente regulada, como son los saltos”. La sanción económica en esos casos es de 150 euros.

El salto desde zonas de riesgo se ha reducido este año sobre veranos anteriores, según el jefe policial castreño, que recordaba el ciudadano que se arrojó desde el puente medieval el día de la Marmita de 2013 “no muy sereno”, decía, “y que circuló mucho por las redes sociales, cayendo sobre el agua en una posición muy arriesgada”.

Desde entonces se ha reforzado la vigilancia, y a juicio de Domingo Lázaro García, esta actividad se ha reducido mucho, “no ha cesado totalmente”, advertía, recordando que “el día de la Marmita de este año vimos que jóvenes saltaron desde Santa Ana, no desde el puente, ya que hicimos un cerramiento, pero no así en la ermita, pero fueron casos puntuales”.