EL PARLAMENTO CÁNTABRO RECLAMA POR UNANIMIDAD “COMPROMISO Y PLAZOS” PARA EL TREN SANTANDER-BILBAO

LA MOCIÓN PRESENTADA POR EL PARTIDO POPULAR SE CONVIERTE EN UN INTERCAMBIO DE REPROCHES CON EL PRC SOBRE LA GESTIÓN DE CADA PARTIDO EN EL PROYECTO

803

El Pleno del Parlamento de Cantabria ha aprobado esta mañana por unanimidad una iniciativa, presentada por el Partido Popular, en la que pide al Gobierno central “garantías para la ejecución del proyecto del tren entre Santander y Bilbao”.

A través de ella, el Parlamento manifiesta su apoyo a la puesta en servicio de una nueva línea ferroviaria entre Santander y Bilbao que permita realizar el trayecto entre ambas ciudades en una hora, con paradas en Castro Urdiales y Laredo y de carácter mixto, es decir, para pasajeros y mercancías.

Así, insta al Gobierno de Cantabria a suscribir un protocolo con el Ministerio de Transportes, Movilidad Sostenible y Agenda Urbana (Mitma) para la tramitación del proyecto, con plazos y un calendario que incluya iniciar el trámite de información pública en la actual legislatura y tramitar el estudio informativo y la declaración de impacto ambiental en la próxima (2023-2027).

Además, exige que la tramitación de este proyecto no suponga retrasos en la conexión de Cantabria con la red nacional de alta velocidad a través de Reinosa, Alar del Rey y Palencia ni en el desarrollo del Plan de Cercanías para Cantabria anunciado por el Ejecutivo central en 2017.

Recordemos que la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, acudió a Cantabria hace menos de un mes para presentar el estudio de viabilidad y alternativas de esta nueva línea Santander-Bilbao, que costará 2.500 millones de euros.

Sin embargo, los ‘populares’ han presentado esta moción porque, como ha dicho el diputado Iñigo Fernández, temen que el proyecto “se quede parado una vez más”, pues en el acto no se habló de lo más importante: los plazos”, y posteriormente los expertos manifestaron no estaría en marcha “antes de 2040”.

“De nada sirve lo que la ministra o el presidente digan, a lo mejor dentro de un año no están ninguno de los dos. De nada sirven anuncios y anuncios si luego no se ponen en marcha”, ha afirmado el diputado popular, tras pedir la firma de un protocolo entre administraciones y lamentar que el Gobierno de Miguel Ángel Revilla “tiene un historial lleno de cuentos”.

Así, tanto el PP como los otros dos partidos de la oposición, Cs y Vox, han temido que este proyecto sea “otro engaño electoral” porque, a su juicio, “nos han estado engañando desde 2008 con el tren y sigue sin haber ningún compromiso. Esta película ya la hemos visto muchas veces y no queremos que acabe como siempre”, han sentenciado.

Desde los partidos que sustentan al Gobierno regional, PRC y PSOE, han apoyado la moción para pedir que se firme ese compromiso, pero han defendido que lo que se ha presentado es ya “una primera parte del trabajo que acarreará después “todos los procesos para que comiencen las actuaciones”. Además, han criticado que los ‘populares’ presenten esta iniciativa “con el historial” que tienen, pues desde que se presentó la idea en 2008, “también ha habido un Gobierno del PP y no se movió mucho”.

El regionalista Pedro Hernando ha remarcado que este tren es “la apuesta decidida del PRC”, que, según ha dicho, propuso esta conexión en 2017 y fue el ministro Iñigo de la Serna (PP) el que la tachó de disparate”, aunque el diputado popular Iñigo Fernández ha defendido que el entonces ministro se refirió a “la cantidad de paradas que planteaban en un viaje de 40 minutis: en Castro, Guriezo, Laredo, hasta Solares, lo que es un disparate de los regionalistas”.

Por último, el socialista Javier García-Oliva ha remarcado que el compromiso “existe” por parte del Gobierno de España, que ya ha cumplido con el estudio”, además de que ha destacado lo “complejo y la enorme inversión del proyecto”, y cree que es “un poco precipitado hablar de plazos” cuando solo se han presentado las posibles alternativas para ejecutarlo.