GAETANO LO COCO, UN DIRECTOR DE ORQUESTA DE PROYECCIÓN INTERNACIONAL CON RAÍCES CASTREÑAS

SU BISABUELO FUNDÓ LA FÁBRICA CONSERVERA QUE LLEVÓ SU APELLIDO EN CASTRO Y SU PADRE REPOSA EN EL CEMENTERIO DE BALLENA

1172

Gaetano Lo Coco es un  director de orquesta que, a sus 26 años, ya posee un espléndido currículum en Europa. Este bisnieto de Nicolás Lo Coco, fundador de la industria conservera que se implantó en Castro en la primera mitad del siglo XX, mantiene lazos muy estrechos con Castro. Aquí residen varios de sus familiares y en el Cementerio de Ballena descansa su padre, el eminente hematólogo Francesco Lo Coco que nació un 30 de octubre. Precisamente por eso, además de sus visitas en temporada estival, Gaetano procura estar aquí por estas fechas viajando desde Barcelona, donde ha establecido su residencia.

Nuestro protagonista se crió a caballo entre Roma y Londres. Estudió literatura en la Universidad de Oxford y se graduó en dirección de orquesta en Viena con las máximas notas y una beca de mérito. Habla seis idiomas y siente una especial pasión por la ópera.

Gaetano ha recordado en Castro Punto Radio cómo debutó a los 20 años en el Cadogan Hall de Londres dirigiendo El Barbero de Sevilla como parte del Rossini 2016 Young Artists’ Opera Festival, del que fue fundador y director musical. “Precisamente en 2016 se celebraban los 200 años de esta ópera. Para mí fue el primer gran paso  en la dirección de orquesta y en aprender a gestionar todo ese mundo”.  Teniendo en cuenta la edad tan temprana con la que puso en marcha este proyecto, Gaetano Lo Coco confesaba que “cuando miro hacia atrás alucino yo mismo por haber sido tan atrevido”.

Desde entonces, ha dirigido orquestas a nivel internacional y ha trabajado regularmente como director asistente en producciones de ópera como Les Pêcheurs de Perles (Ópera de Ciudad del Cabo, 2021), Don Carlos (Gran Ópera de Lodz, 2021), Lady Macbeth de Mtsensk (Ópera Nacional de México, 2020), Carmen (Nikikai Opera Japan, 2019), Il Trovatore y Faust (Birgitta Festival Tallinn, 2019), The Rape of Lucretia (Novaya Opera Moscow, 2019), La Bohème y La Traviata (Puccini Festival Torre del Lago, 2017) y Tancredi (Teatro Municipal Santiago de Chile, 2016).

Este mismo año, en junio, se producía un “enorme golpe de suerte para mí”. Estaba de director asistente en los ensayos de Nabucco en Graz (Austria) cuando, debido a una huelga de vuelos, el director titular no pudo llegar a tiempo y, por decisión de músicos y cantantes, se puso él al frente de la Orquesta Filarmónica de Eslovenia y el Coro de la ópera de Viena con Plácido Domingo como protagonista.

“La pasión por la ópera me viene de la literatura. No fui un gran virtuoso de pequeño tocando el piano o el violín. En la ópera es la palabra la que nos conmueve”. Ha explorado todo el repertorio operístico en varios idiomas, así que ha preferido un conocimiento y una visión más global en vez de especializarse en un país concreto.

Sobre sus raíces y lazos castreños, Gaetano ha echado la vista atrás para recordar a su bisabuelo, que llegó desde Porticello (Sicilia) para emprender la industria conservera en nuestra ciudad. Su abuelo, Gaetano como él, estudió en el Colegio Barquín y solo abandonó Castro durante la Guerra Civil.

Su padre, Francesco, “también era músico y tocaba muy bien la guitarra”. Reposa en Castro por decisión de su familia por el amor que profesó por nuestra ciudad y porque Ballena es “un auténtico lugar de descanso”.

Con nuestro protagonista hemos hablado de la tradición musical castreña y de sus próximos proyectos. Si no has podido escucharlo, esta noche tienes ocasión de hacerlo en la redifusión de nuestro programa a partir de las diez en el 88.2 FM, https://castropuntoradio.es y en la aplicación móvil de Castro Punto Radio.