LA ASOCIACIÓN DE PACIENTES OSTOMIZADOS DE CANTABRIA OFRECERÁ CHARLAS EN CASTRO SOBRE “CÓMO VIVIR EL CÁNCER Y LLEVAR LA BOLSA SIN PREJUICIOS”

EL PRECURSOR DE ESTE COLECTIVO, MANUEL IBÁÑEZ, SE HA REUNIDO CON LA CONCEJALA DE ASUNTOS SOCIALES

954

Hace unos meses conversamos en Castro Punto Radio con Manuel Ibáñez, un profesor jubilado de 68 años que sufrió un cáncer de colon y, como consecuencia, es uno de los casi 900 pacientes ostomizados de Cantabria.

Desde entonces, se ha propuesto compartir sus experiencias con todas las personas que estén pasando por el proceso y que necesiten ayuda. Con este fin, publicaba hace un tiempo el libro “Vivir el cáncer desde el optimismo”, destinando lo recaudado por su venta a la investigación de esta enfermedad.

Por otro lado, creaba la Asociación de Pacientes Ostomizados en Cantabria, que pretende ser “un punto de encuentro, informar, divulgar y promover el voluntariado”. Hoy ha vuelto a visitar esta emisora tras mantener una reunión con la concejala de Asuntos Sociales, Leire Ruiz, para proponerle incluir Castro entre los municipios de la región que recorrerá Ibáñez ofreciendo charlas coloquio sobre “cómo vivir el cáncer de otra forma y llevar la bolsa sin ningún prejuicio ni problema”.

Como ha detallado, “la reunión con la concejala ha sido maravillosa y me ha dado toda clase de facilidades para que podamos trasmitir en Castro nuestras experiencias e ideas y que la gente sepa que no está sola, sino que hay una asociación en Cantabria que va a velar por ellos”.

Hacia mediados o finales de este mes “concretaremos ya las fechas para venir y dar las charlas, en las que pretendo reunirme con el mayor número de gente posible y ayudar en base a mi experiencia y siguiendo el lema de la asociación que es ayudar a aquel que sufre”.

Por otro lado, Ibáñez ha afirmado que “mi ilusión sería crear la Asociación Oncológica de Cantabria y que todo lo que se recaude a través de ella vaya  al Centro de Investigación de Valdecilla”. Es consciente de que poner en marcha este colectivo “puede crear chispas con la Asociación Española Contra el Cáncer, de la que soy voluntario, pero me gustan las cosas muy claras”. Ha contado que “les propuse que, para recaudar fondos en la lucha contra la enfermedad, vendieran mi libro en las mesas que suelen colocar en varios puntos y me dijeron que no se podía, algo que me sorprendió. Con todo, he tenido que donar lo recaudado a la Asociación Oncológica de Extremadura, de donde yo soy natural. Ese dinero va a un centro de investigación que conozco y sé cuál es”.