LA CONSEJERA DE EDUCACIÓN DETALLA EN CASTRO PUNTO RADIO EL PROTOCOLO DE VUELTA A LAS AULAS EN SEPTIEMBRE

1595

La Consejera de Educación, Marina Lombó, ha hablado en Castro Punto Radio sobre el Protocolo que se ha diseñado y que contiene las normas de la vuelta a las aulas en Cantabria, a partir del 7 de septiembre.

Ha dejado claro que estas directrices podrán sufrir cambios en función de la evolución epidemiológica y las decisiones que se vayan tomando en este sentido desde Salud Pública, “departamento con el que estamos, y seguiremos estando, en constante coordinación”.

Como ha detallado, la red de centros públicos de Cantabria contará el próximo curso con 201 docentes más, 86 en Educación Infantil y Primaria y 115 en Educación Secundaria y Bachillerato. “Esto supondrá que las ratios alumno profesor serán de 9,68 alumnos por docente en Educación Infantil y Primaria y 8,13 en Secundaria, Bachillerato y Formación Profesional”.

Se plantean tres escenarios de vuelta a las aulas según la evolución de la pandemia: un primer escenario de docencia presencial; un segundo con un método mixto y medidas más estrictas, menos alumnos en las aulas y una parte del alumnado que seguiría las clases en sus domicilios; y un tercer escenario no presencial.

Todos los alumnos a partir de Primero de Primaria “deberán llevar mascarilla de forma obligatoria en todas las instalaciones del centro educativo, y ahora se recomendó también para estudiantes entre 3 y 6 años”.

En Educación Infantil y en todos los cursos de Educación Primaria, “se crearán grupos de convivencia estables. El alumnado de cada grupo formará un colectivo burbuja, que podrá interactuar entre sí, pero no relacionarse con otros grupos del centro educativo”. Una medida que “se abre a la posibilidad de que pueda implantarse a otros niveles y etapas educativos”.

Las actividades complementarias estarán suspendidas desde el inicio del curso y la Educación Física “sólo se celebrará en caso de que las clases comiencen de forma presencial al 100% y se habrá  de respetar una distancia interpersonal de cuatro metros y ser, preferentemente, al aire libre”.

Y en lo que respecta a la impartición de Música “no se podrán utilizar instrumentos de viento “porque ello el mantenimiento de unas distancias que serían muy difíciles de guardar en las aulas”.

Lombó ha recordado también que “todas las familias firmarán una declaración responsable en la que se comprometan a que sus hijos e hijas no acudirán a los centros educativos si tienen fiebre o cualquier otro síntoma relacionado con la COVID-19”.

Imagen de la consejera de Educación y su equipo.