LA CONSEJERÍA DE CULTURA YA TIENE EN SU PODER EL PROYECTO PARA LICITAR LA SIGUIENTE FASE DE REHABILITACIÓN DE SANTA MARÍA

UNO DE LOS REDACTORES HA EXPLICADO QUE SE ACTUARÁ SOBRE LA CUBIERTA DE LA NAVE CENTRAL

278

Nuevos pasos en la rehabilitación de la Iglesia de Santa María. La Consejería de Cultura ya tiene en su poder, desde hace aproximadamente una semana, el proyecto que ha encargado para iniciar la siguiente fase. Hoy hemos hablado en Castro Punto Radio con uno de los redactores, Enrique Campuzano, que ha dado detalles sobre las obras a ejecutar y que tendrán ahora que ser licitadas por el Gobierno de Cantabria.

En este caso, se trata de intervenir sobre la cubierta del templo, en la parte que coincide con la nave central. “Tiene muchos problemas en las cresterías y las barandillas que rodean el remate de los aleros de los tejados. Están en malísimas condiciones porque se hicieron con hormigón y varilla de hierro, que se oxidan con la proximidad de mar y se rompen, cayendo encima de las naves laterales y ocasionando desperfectos en los tejados”. Todos esos elementos se van a cambiar y “se sustituirán por cresterías de piedra”. Además, “se va a hacer un pasillo perimetral, que ahora no existe, para las labores de conservación y mantenimiento de los tejados”.

Ese pasillo “podría servir, como está previsto en el Plan Director, para posibles visitas guiadas a las cubiertas de la iglesia y que se puedan apreciar las vista excepcionales que hay”. La entrada sería por las escaleras de la torre sur, para salir al tejado y rodear todo el perímetro de la iglesia. Hay, no obstante un problema que tiene que ver con que “la escalera de la torre norte, por la que se bajaría para no deshacer de nuevo el camino, no está en buenas condiciones. Su habilitación seria en una siguiente fase a la que nos ocupa actualmente, para poder hacer visitas de manera más regular”. Mientras tanto, “una vez finalizadas las obras que contempla el actual proyecto, quizá se pudiera hacer alguna de manera puntual”.

Además de esta zona exterior, “la parte interior de la cubierta también se rehabilitará porque hay algunas cerchas metálicas que hay que cambiar”.

Por otra parte, el proyecto contempla la colocación de una serie de estatuas en las pilastras de las cresterías del tejado. “Sabemos que en Santa María las había y hay algunas fotografías. Si queremos reconstruir o restituir la visión original de la iglesia, es correcto colocar esas esculturas. Realmente no se conserva ninguna ahora. Alguna se podría imitar por las fotos, pero lo que vamos a hacer es darle una uniformidad con un mismo artistas, de manera que se van a colocar los doce apóstoles y Jesucristo”.

Como ha detallado Campuzano, el coste de esta nueva fase de rehabilitación es de alrededor de 300.000 euros y “estamos en el momento de poder sacarlo a licitación, lo que dependerá ahora de la Consejería de Cultura”.

Como director del Museo Diocesano de Santillana del Mar, Campuzano ha recordado como esas instalaciones custodian algunas piezas importantes de la Parroquia de Castro, entre ellas, una Custodia Sevillana, diversos cálices y algunas esculturas. Están en el museo “esperando que, a partir de la restauración de la iglesia, la Casa del Sacristán se convierta en una especie de centro de interpretación para explicar lo que ha sido el templo a lo largo de la historia. Eso estaría previsto ya en fases posteriores y, hasta que no se realicen, todas estas obras están en el museo en calidad de depósito”. Por otra parte, “se está tramitando la cesión del legado de Ataúlfo Argenta y su hijo Fernando para que venga al archivo regional. Es posible que parte de ese legado, que tuviera relación con la iglesia, de la que Argenta fue organista y niño de coro, forme parte de este centro de interpretación”.

Para terminar, como experto, Campuzano ha defendido que las obras de rehabilitación de Santa María “podrían ser un poco más continuadoras y hacerse más rápido”. Entiende que se debería acelerar un poco la restauración y que, “si hay obras, no estar haciendo cosas que después se van a tener que quitar porque no se prevé una continuidad. Hay que consolidar trabajos a medias y son cuestiones que, si fueran relacionadas, hasta se abarataría mucho el coste”.