LA GUARDIA CIVIL POTENCIA LA SEGURIDAD DEL CAMINO DE SANTIAGO A SU PASO POR CANTABRIA

LA PRIMERA FASE DE INTENSIFICACIÓN COINCIDE CON EL PERIODO VACACIONAL DE SEMANA SANTA

207

La Guardia Civil de Cantabria tiene puesto en marcha un plan de seguridad en el denominado Camino del Norte de la ruta Jacobea a su paso por esta Comunidad Autónoma. Los objetivos principales son la protección y auxilio a los peregrinos y visitantes, así como reforzar la vigilancia de los bienes de valor histórico-cultural situados en la ruta.

Aunque la atención será permanente durante todo el año, sí que hay previstas dos fases de intensificación, una coincidiendo con las vacaciones de Semana Santa y otra con el periodo estival.

La presencia de los efectivos de la Guardia Civil en el Camino de Santiago será más visible en aquellos lugares que se consideren de mayor interés para la seguridad, como cruces de carreteras, rutas más complicadas, albergues, etc.

Ofrecemos la imagen del futuro albergue de peregrinos de Santullán.

Intercambio de información con los hosteleros

Uno de los puntos fuertes de este Plan es el intercambio de información fluida entre los responsables de los establecimientos hosteleros y albergues, y la Guardia Civil.

Se pretende conocer actitudes o situaciones de inseguridad que se puedan estar dando en el Camino y que así les manifiesten los peregrinos.

Igualmente la presencia de personas sospechosas tanto en estos establecimientos como en sus proximidades, deben de ser comunicadas a la Guardia Civil, para su comprobación o en su caso el inicio de una investigación.

Además del contacto que puedan mantener los responsables de estos establecimientos con las patrullas, tienen a su disposición como canal directo las 24 horas del día el teléfono 062 de emergencias de la Guardia Civil, siendo un nexo de unión permanente para cualquier vicisitud que afecte a la seguridad.

ALERCOPS acompañante del peregrino

Otra forma de contribuir a la seguridad del peregrino y de cualquier ciudadano, es la aplicación para dispositivos móviles denominada ALERCOPS y perteneciente al Ministerio del Interior. Con la instalación de la misma se tiene un enlace directo con la Guardia Civil o la Policía Nacional y de esta forma poder alertar de una situación delictiva o de riesgo de la que se sea víctima o testigo, y enviar la ubicación exacta para poder recibir ayuda.

Esta aplicación gratuita actúa como canal bidireccional entre el ciudadano y las Fuerzas de Seguridad del Estado, permitiendo tener un chat con el que se pueden mandar fotos y videos, así como traducción en tiempo real en 100 idiomas.

También se puede configurar para que la posición exacta en la que se encuentre el usuario pueda ser conocida por las personas que él tenga habilitadas o por los efectivos policiales para casos de emergencia y de esta forma recibir una ayuda más rápida y precisa.

Más de 50 intervenciones el pasado año

Durante la ejecución de este Plan durante el pasado año, la Guardia Civil realizó más de 50 intervenciones en Cantabria, mayormente de índole informativa y preventiva.

No obstante destacaron la atención a una ciudadana Británica que se encontraba en el Alto de Laredo y no encontraba a otro peregrino con el que había quedado en esa zona. Con la ayuda de una patrulla se pudo localizar a la otra persona de origen Australiano, el cual se había desorientado de la ruta.

Otra intervención fue el auxilio de un hombre que realizando el Camino de Santiago llegó al lugar conocido como Ojo del Diablo en Liendo, no pudiendo continuar ni salir por sus medios, poniendo el hecho en conocimiento de la Guardia Civil. Activado un operativo de búsqueda pudo ser localizado por una patrulla, siendo finalmente evacuado por el helicóptero del Servicio de Emergencias del Gobierno de Cantabria.

En Cóbreces se auxilio a un peregrino que no podía continuar por un esguince en un tobillo, siendo necesario que una patrulla de la Guardia Civil lo evacuará para ser atendido por los servicios médicos.

También se realizaron gestiones por pérdidas y hallazgos de documentos, como le ocurrió a un ciudadano Francés al que se pudo localizar y reintegrarle la misma.