LA NUEVA LEY DEL SUELO QUE PROYECTA EL GOBIERNO REGIONAL “PROMUEVE LA CONSTRUCCIÓN DE VIVIENDAS UNIFAMILIARES”

EL DIPUTADO JAVIER GARCÍA OLIVA CALIFICA DE "BARBARIDAD" QUE SE PUEDA EDIFICAR "EN CASI CUALQUIER SUELO RÚSTICO CON ESCASOS REQUISITOS"

562

El Consejo de Gobierno, en su reunión del pasado jueves, aprobaba el proyecto de nueva Ley del Suelo de Cantabria. En el horizonte, meses de debate parlamentario, enmiendas y alegaciones ciudadanas, hasta que definitivamente se lleve a la Cámara su aprobación.

El diputado socialista en el Parlamento de Cantabria, el castreño Javier García Oliva, ha explicado en Castro Punto Radio algunas de las líneas maestras del documento que “pretende sustituir al aprobado en 2001 que, con el tiempo, necesita actualización”.

Una de las cuestiones que más preocupa a este diputado es el hecho de que “se opta por una liberalización del suelo de forma que se pueda construir en terreno rústico”. Lo ha calificado de “barbaridad” y ha dicho que “hay que evitar las consecuencias que tiene”.
En concreto, en espacio rústico de especial protección “hay una serie de limitaciones, pero en el ordinario y en determinados municipios con riesgo de despoblamiento, se puede edificar en casi cualquier sitio con escasos requisitos”.

En municipios de menos de 5.000 habitantes, “se rebajan las condiciones para construir casi en cualquier lugar, buscando algo erróneo desde mi punto de vista como es que las viviendas inviten a la gente a trasladarse a los núcleos rurales”. Ha insistido en que “es un error de enfoque importantísimo porque en estas zonas lo que sobran son casas pero que se están cayendo. Lo que hay que hacer es conservarlas y que sean utilizables”.

Por contra, “se promueven viviendas unifamiliares que, a parte de no generar empleo, trasladan el modelo de segundas residencias al interior de la región, consiguiendo sólo aumentar las necesidades económicas de los municipios para dotar de servicios a todas esas urbanizaciones que se utilizarán algunos fines de semana y en vacaciones”.

En cuanto a los municipios de más de 5.000 habitantes, “hay algunos requisitos más en relación a licencias y otros aspectos , pero en lo que tiene que ver con el suelo y el lugar en el que se puede construir, es prácticamente lo mismo”.

Para García Oliva, “la ampliación de los núcleos poblacionales tiene que hacerse con planificación y no que surjan viviendas en cualquier sitio sin más. Es pertinente realizar un análisis de las viviendas necesarias y dónde se pueden promover y actuar con modificaciones de los planes generales de ordenación urbana. No se puede dejar al albur del mercado y a ver qué pasa”.

A este diputado le preocupa otra cuestión que incluye este proyecto de Ley y que tiene que ver con los PSIR (Plan Singular de Interés Regional). En 2001 “se establecieron como un mecanismo excepcional para desarrollar proyectos con un alto interés general y en algunos lugares y para algunas finalidades concretas”. Ahora, “se plantea que pueda usarse para cualquier cosa. Para hacer una urbanización, un parque temático, instalaciones turísticas…. Al final da igual la calificación que tenga el suelo”.