LA PARROQUIA DE CASTRO SE PLANTEA INSTALAR CÁMARAS DE VIGILANCIA EN LAS ZONAS INTERNAS DE SANTA MARÍA

741

Sergio Llata tras rotura rejas

19 OCTUBRE 2015 /

Tras los últimos actos vandálicos contra la iglesia de Santa María este pasado fin de semana y que han dejado destrozadas parte de las rejas de uno de los laterales del templo y sus restos esparcidos por las inmediaciones, el párroco, Sergio Llata ha hecho un llamamiento a la intervención urgente por parte de todas las instituciones que puedan tener competencias, que pase primero por una reunión entre las partes para estudiar qué se puede hacer.

Por lo pronto, desde la parroquia intentarán que esta misma semana el herrero arregle las rejas deterioradas y “después trataremos de tener contacto con el Ayuntamiento y ver las medidas que se pueden tomar. Por parte del Obispado, veremos también qué nos recomiendan y que posibilidades tenemos”.

Y es que, “nos estamos planteando tener cámaras dentro de la iglesia y en el interior de la verja que han destrozado. En el exterior cambia la cosa porque yo no puedo grabar la vía pública” y ahí es donde tendrían que intervenir otras instituciones que pudieran plantearse poner esas cámaras en el exterior.

Llata ha reconocido haber perdido la cuenta de las agresiones que ha sufrido la iglesia y su entorno en los últimos tiempos y ha criticado que “la denuncia cae porque, según he oído en alguna declaraciones al jefe de la Policía Local, no se les puede perseguir ni localizar y para mí eso es incierto y nos sitúa es un estado de inseguridad general. No digo que tengan que estar los agentes allí cada media hora pero, eso los fines de semana se merece una revisión a las tantas de la madrugada”.

Como ha relatado, la primera noticia que tuvo sobre lo acontecido en la noche del sábado al domingo fue ayer cuando “a las 10:00 horas Eusebio Arregui me dice que ha visto a los policías mirando hacia el Pórtico de los Hombres. Yo creo que no es a esa hora cuando tienen que mirar. Hay otros horarios y saben, como sabemos todos, que esa zona está plagada todos los fines de semana de chavales haciendo botellón y si hay una Ley habrá que cumplirla”.

Ha defendido que “tiene que haber una acción más directa” y que “vayan contando que aquí hay agresiones contra un patrimonio declarado Bien de Interés Cultural y eso no puede quedar impune”. Insiste en que “determinadas cosas tienen que ser con medidas ejemplarizantes porque, de lo contrario, llegamos a un estado de que da igual todo y nos metemos ya en esa sensación de que no importa lo que rompa porque nadie me pide cuentas. Hay que ir tomando medidas y lo tienen que hacer quienes tienen que hacer ejercer la Ley”.