LAS ASOCIACIONES DE VECINOS DE SÁMANO PRESENTAN ALEGACIONES A LA INSTALACIÓN DE CREMATORIO EN VALLEGÓN

236

Funeraria Merino

17 ABRIL 2016 /

Tras conocer que la empresa “Funeraria Merino Díez S. L.” ha solicitado licencia de obra para actividad de funeraria con servicios de tanatopraxia y cremación en el Polígono Industrial de Vallegón naves 9-10, la Asociaciones de Vecinos de Sámano han presentado alegaciones en contra de la concesión de licencia, por los siguientes motivos:

1. Oposición a la ubicación: Las asociaciones “no estando en contra del establecimiento de una instalación de crematorio-tanatopraxia en el municipio de Castro Urdiales, hemos comprobado que el proyecto incumple las distancias de separación a núcleos poblados e instalaciones deportivas de pública afluencia (500 metros) establecidas por la normativa general, y vulnera además prescripciones de la normativa autonómica sobre ubicación de crematorios en cementerios y sus aledaños”.

Consideran que supone la instalación de una industria “considerada tradicionalmente como nociva, insalubre y peligrosa en un entorno inadecuado, esto es, un Polígono Industrial que se halla a una distancia inferior a 500 metros de granjas, zonas de cultivo y de pasto de animales, instalaciones deportivas y zona residencial y próxima también a espacios naturales de especial protección ecológica. Asimismo consideramos cuando menos inquietante la proximidad a industrias alimenticias, como Conservera la Castreña S.L, cuya proyección y seguridad podrían verse comprometidas por la proximidad a sus instalaciones de una empresa altamente contaminante”.

2. Actividad contaminante: “Consideramos que se trata de una actividad altamente contaminante y perjudicial para la salud y el medio ambiente debido a las emisiones medioambientales y su dispersión atmosférica, así como a los posibles vertidos a través de la red de saneamiento existente que se producirán derivados fundamentalmente de las actividades de tanatopraxia y restos de la cremación (cenizas)”.

Entre las sustancias “altamente peligrosas” destacan las dioxinas y furanos, “cancerígenas”, el monóxido de carbono y el mercurio.

3. Carencia de infraestructuras: Las alegaciones indican que “las actividades de tanatopraxia llevan implícitas la manipulación de una gran variedad de sustancias químicas, subproductos, así como los residuos biológicos que resultan de estos procesos, que van a ser vertidos a través del sistema general de saneamiento y por tanto pondrán en peligro la calidad de las aguas, dado que el polígono de Vallegón -donde se ubicará la empresa- carece de una red de tratamiento o medidas de control de residuos industriales”.

En ese sentido, recuerdan los problemas de emanaciones y olores procedentes del Vallegón “y que afectan a los vecinos de Laiseca y Sámano. Emanaciones reiteradamente denunciadas, y a las que sin embargo todavía no se ha dado una solución”.

4. Irregularidades urbanísticas: Las Asociaciones de Vecinos de Sámano indican que “el proyecto básico presentado, ignora deliberadamente la normativa autonómica y general sobre ubicación de crematorios y distancias a núcleos urbanos; el Plan General de Castro Urdiales que especifica que no se permitirán ningún tipo de emisión de ceniza, polvo, humo o vapores; reiteradas sentencias del Tribunal Supremo y Superior de Justicia de Cantabria denegando licencias en casos similares, así como el criterio del Defensor del Pueblo. Además carece de estudios de dispersión atmosférica de contaminantes, y estudios de impacto medioambiental, entre otros”.

Las Asociaciones de Vecinos de Sámano se oponen a la apertura de la actividad de crematorio, al considerar que “no es en absoluto necesario que la instalación se encuentre cerca de residencias urbanas, equipamientos deportivos, industrias alimenticias, zonas de cultivo y ganadería y espacios naturales”, y animan a que quienes se consideren afectados, puedan presentar alegaciones de forma individual hasta el final del plazo, el 21 de abril.

El modelo de alegaciones se puede descargar en la página web:www.samano.es.