EL LOIZAGA LOS CHELINES TIENE EL PROTOCOLO PREPARADO PARA QUE VUELVA EL PÚBLICO MAÑANA AL PACHI TORRE

SÓLO ACCEDERÁN LOS SOCIOS, DE FORMA ESCALONADA Y SENTADOS POR SECTORES

193

El Loizaga Construcciones Los Chelines de balonmano femenino tiene todo preparado para que el polideportivo Pachi Torre acoja mañana el encuentro entre las castreñas y el Zaragoza a las 18:30 horas con público.

Como ha detallado en Castro punto Radio José Mourelo, uno de los directivos del club, “llevamos semanas preparando el plan porque todo parecía indicar que iba a llegar un momento en el que se permitiera público”.

Lo que tiene que ver con el acceso de jugadoras y árbitros no supone novedad porque “es algo que venimos meses haciendo”, pero sí es “un reto” lo relacionado con la entrada de público.

De esta manera y con el aforo máximo que tiene el Pachi Torre de 90 personas, “hemos optado en este primer partido por dar entrada sólo a los socios, hasta ese límite de 90”. Se ha puesto a disposición, de forma online, “un cuestionario para que en él introduzcan sus datos personales y contacto y que quede registrado todo el que entre”.

Con ese listado, “hemos establecido distintas franjas horarias para entrar y hemos dividido las gradas por sectores. De este forma, en base al número de carné de socio, entrarán de 36 en 36, más o menos, cada 15 minutos y al sector que les corresponda”.

Todos accederán por la puerta superior y se medirá su temperatura, no pudiendo entrar el que tenga más de 37 grados.

Durante el encuentro “se filmará la zona de grada para uso interno y, en caso de que haya algún positivo, podamos identificar las personas cercanas”.

Las salidas se harán también de forma escalonada y por zonas, comenzando por las que están más próximas a la puerta.

Mourelo ha añadido que “habrá planos que marquen el camino a seguir para que todo el mundo sepa a dónde tiene que ir” y una serie de infografías que recuerden las normas de seguridad, como uso de mascarilla, prohibición de levantarse del asiento salvo para ir al aseo y prohibición de comer y beber.

Serán aproximadamente 10 personas, entre directivos y voluntarios, las que se encargarán de hacer cumplir el protocolo. Desde el club se muestran “nerviosos por el reto pero, al mismo tiempo, ilusionados porque la gente vuelva al pabellón”.