LOS CONCEJALES TRASLADAN VISIONES DIFERENTES SOBRE LA SITUACIÓN ECONÓMICA DEL AYUNTAMIENTO TRAS LA COMISIÓN DE HACIENDA DE AYER

805

Ayer se celebró en el Ayuntamiento la Comisión extraordinaria y monográfica de Hacienda que había solicitado en varias ocasiones el PRC para conocer la situación económica del Ayuntamiento.

Los portavoces de los grupos políticos municipales han trasladado en la tertulia política de Castro Punto Radio las conclusiones extraídas de esa reunión.

La concejala del PRC, Carla Urabayen, ha señalado que “algunas de las preguntas que planteamos fuero respondidas, otras en parte y sobre otras nos quedamos sin sacar conclusiones”. Ha dicho que “seguimos sin saber con cuánto dinero nos vamos a quedar en la caja a partir de enero”. Con respeto a la previsión de gastos e ingresos, “se nos dijo que se van a recaudar unos 600.000 euros menos del Impuesto de Plusvalías, pero que va a haber en general unos ingresos más altos, que nosotros no creemos que sean tantos como señalan”.

Los regionalistas “sacamos como conclusión que en 2023 habrá que elegir qué facturas pagar y cuáles no si no se realiza un nuevo presupuesto”.

Para 2024 “tendremos un serio problema a no ser que suban los impuestos y ayer ya se dejó entrever que podrían ser los del agua y las basuras”.

Para Eduardo Amor (CastroVerde) “lo que se extrajo de la comisión de ayer no supuso ninguna sorpresa porque la información que se nos daba era para pasado mañana y sin mirar más adelante”. Se prevé un aumento de ingresos, “pero es como consecuencia de lo que está ingresando el Estado a cuenta de la inflación y que después reparte”. Ha dejado claro que “todo eso es coyuntural, pero los gastos no lo son. Los ingresos que están llegando de subvenciones autonómicas, estatales y europeas van a tener fin, pero los precios que han subido en muy difícil que se recuperen a como estaban antes”.

La visión del concejal de Podemos, Alberto Martínez, sobre lo tratado ayer es que “no habrá dificultades para asumir el aumento de gastos el año que viene y, según dijo el interventor, el remanente de Tesorería se va a recuperar en gran medida”. Ahora bien, “considera que es importante realizar un nuevo presupuesto para acomodar los nuevos gastos e ingresos y evitar la locura de las continuas modificaciones presupuestarias”.

Ha insistido en que “no hay problemas financieros a corto plazo, pero tendremos que tener la mirada puesta en 2024 para reaccionar a cómo derive la economía general”.

Por parte del PSOE, Pablo Antuñano ha defendido que “ayer se constató lo que venimos diciendo desde hace mucho tiempo. La salud económica del Ayuntamiento es buena y el remanente se va a recuperar prácticamente en su totalidad en 2023. Y es que el interventor dijo que los ingresos consolidados han crecido y se pueden cubrir las inversiones que se han realizado”. Es más, ha añadido el edil socialista que “podríamos gastar más ahora mismo”.

En 2023 “estaremos en buena disposición para afrontar las dificultades que puedan venir”.

Ha pedido a PRC y CV que “abandonen su postura catastrofista y dejen de quedarse siempre con lo negativo”.

Por último, Ana Urrestarazu (PP) ha diferenciado entre el trato que hacen los técnicos de la situación económica y la que hace la parte política. “Los técnicos la manejan año a año. Dijeron que la situación actual es buena y que lo será también para 2023. Que después ya se irá viendo. Aquí es donde aparece el tema político. Los que gobiernan quieren gastar y los demás no queremos gobernar con una situación económica desfavorable llegado el momento”.

Ha señalado que “hay poca deuda, pero tampoco estamos acostumbrados a la riada de subvenciones regionales, estatales y europeas que están llegando y eso es algo coyuntural. Volveremos a la realidad y la capacidad de inversión del Ayuntamiento es prácticamente nula porque los gastos habituales se llevan casi todo el presupuesto”. Por eso, “hay que tener prudencia. No estamos en la ruina, pero no sabemos que pueda ocurrir en el futuro tras esta coyuntura temporal”.